Niño con obesidad muere de un infarto en educación física


Un menor de edad murió de un infarto durante una clase de educación física; una doctora en Oaxaca implementó un estudio para reducir la obesidad infantil.

Alfonso Rodríguez, un niño de 12 años, murió el 2 de diciembre de 2013 por un infarto en una clase de educación física.
Poncho, como lo conocían, tuvo una obstrucción en las arterias coronarias y además, padecía hígado graso, lo cual llevó a su muerte, de acuerdo con el médico Javier Hernández.
Sus padres se movilizaron en redes sociales para evitar muertes similares. Incluso realizaron un cortometraje para conscientizar a los padres sobre la salud de los pequeños.
De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2016 (ENSANUT), el 33.2 % de los infantes, de entre 5 y 11 años de edad, en educación primaria presentan sobrepeso y obesidad.
Por este motivo, la Secretaría de Salud federal declaró en 2016 una emergencia epidemiológica nacional.

Una propuesta de solución

En este contexto, la doctora Aleyda Pérez Herrera, del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR), unidad Oaxaca, realiza un estudio para combatir la obesidad infantil.
Para ello, la doctora realiza un estudio sobre la dieta nativa y cómo puede ayudar a bajar de peso, afirmó en entrevista con agencia Efe.
A 200 niños de 12 años se les proporciona una dieta especial y cada tres semanas los médicos la cambian.
Además, les ofrecen talleres para que los niños formen el plato del bien comer que incluya productos locales cultivados en sus entidades de origen.
De esta forma, los menores visitan mercados locales para conocer los productos, además de que les impulsan a cultivarlos en sus hogares.
La especialista aseguró que los niños ya no consumen alimentos como hongos silvestres, guayaba, chía, cacahuate, aguacate y tomate verde de milpa.
Otro obstáculo son los padres, ya que ellos dicen que no tienen tiempo de preparar alimentos o no quieren cambiar la dieta al mismo tiempo que los niños, declaró la doctora.
“Muchos papás ya no llevan a los niños porque argumentan que no tienen tiempo de preparar alimentos o porque están renuentes de hacer cambios en casa ya que la familia se debe integrar al plan de alimentación”, aseguró.
De acuerdo con la especialista, de mayo de 2018 cuando empezó el proyecto, un 30 % ha abandonado el programa “pero los que quedan están contentos y se están involucrando”, afirmó.
El proyecto es realizado en colaboración con el Centro Médico Nacional Siglo XXI del Instituto Mexicano del Seguro Social.
Con información de EFE. 


Amarantha Vázquez lunes, 28 de enero de 2019
Los niños que se sienten amados se vuelven adultos que saben amar


Nuestra capacidad de amar depende del ambiente afectivo en el cual transcurrimos los primeros años de vida. Es propio durante la infancia que se crea un mapa conceptual entre mente y cuerpo que influira sobre nuestra capacidad de amar y de probar emociones.
Aquello que nos rodea durante la infancia dejara una marca que durara toda la vida y desde la cual dependera nuestra actitud a crear relaciones emocionales y sociales. Y esto vale sobre todo para la capacidad de amar y de ser amados.
El afecto demostrado de los padres aumenta la autoestima del niño y favorece el desarrollo de una personalidad armoniosa. A traves del amor, los padres transmiten como manejar los miedos, desarrollando la capacidad de adaptacion del pequeño para hacer frente a las variadas emociones.
Realizar esto nos hace comprender la importancia de amar a nuestros hijos y de educarlos al respecto, la empatia, como conducir la rabia, la ira, la adaptabilidad, la confianza en uno mismo!

Como crecer niños felices

La personalidad de un niño se basa sobre los procesos innatos, presentes desde su nacimiento. Estos esquemas biologicos podrian ser o no ser apropiados, entones un ambiente afectivo positivo viene a ser todavia mas importante para el sano desarrollo emocional del niño. A traves del amor y la educacion emocional se plasman conexiones neuronales sanas.
Por ejemplo, si un niño timido y rodeado de adultos que lo protegen excesivamente, en virtud de su misma timidez, no estara en grado de superar los miedos y no aprendera a gestionar las emociones.

Al contrario, el adulto debe favorecer un sano desarrollo psiquico y emoconal del niño. Aqui algunos puntos:
  • Enseñar a los niños a hablar de sus emociones para entender y conocerse a si mismos y a los demas. Junto a las palabras, es importante enseñar tambien a recoger el significado de todos aquellos elementos que forman la comunicacin no verbal como la postura, las expresiones faciales, el tono de la voz.
  • Para favorecer la autoestima del niño no confiarlo solo de elogios. Los elogios y los premiso son positivos solo si son consecuencia de resultados especificos y a la adquisición de nuevas habilidades.
  • Los padres enseñan mucho a traves de su ejemplo. Y sabemos como a menudo los adultos estan estresados. El estres es nocivo para el niño pero es un elemento de la vida con que debemos hacer las cuentas. Mas que protegerlos en modo excesivo, enseñarles a afrontar las dificultados fisiologicas del ambiente en que viven y adaptarse a ella, es importante.
Educar a los niños, sea para los padres que para todos los parientes o los educadores que se encuentran haciendolo, es muy complejo y las variables son muchisimas. Pero de seguro, podemos decir: si los niños se sienten amados - no malcriarlos! - es muy probable que tiendan a ser personas en grado de amar a su vez de ese modo.

Amarantha Vázquez sábado, 26 de enero de 2019
10 recursos educativos para niños con TEA

Las nuevas tecnologías (TIC) son un recurso del que podemos disponer para fortalecer los aprendizajes de los niños con TEA. Nos ofrecen un entorno y una situación controlable y predecible, además de una estimulación multisensorial, fundamentalmente visual, de especial relevancia en el procesamiento cognitivo de los niños con TEA.

De la misma forma, la capacidad de motivación y refuerzo es muy alta lo que favorece la atención y disminuye la frustración ante los errores. Asimismo, favorece el trabajo autónomo y el desarrollo de las capacidades de autocontrol, así como la adaptación a las características de cada uno, favoreciendo ritmos diferentes de aprendizaje y una mayor individualización. Además, son un elemento de aprendizaje activo, donde destacan su versatilidad, flexibilidad y adaptabilidad.
Son muchos los recursos educativos para niños con TEA que encontramos en la web que resultan de gran utilidad, vemos aquí algunos de los que más se utilizan y que pueden aportar muchos beneficios en cuanto al desarrollo de su aprendizaje y calidad de vida:
Hoy veremos algunos de los recursos educativos para niños con TEA que más se utilizan y que pueden aportar muchos beneficios en cuanto al desarrollo de su aprendizaje y calidad de vida:
  1. ARASSAC: El portal ARASSAC ofrece una gran variedad de recursos gráficos y materiales para facilitar la comunicación de aquellas personas con algún tipo de dificultad en esta área. ARASSAC está especializado en recursos TIC para los profesionales que trabajan con personas que utilizan los Sistemas Aumentativos o Alternativos de Comunicación (SAAC). Resulta muy útil para personas con autismo ya que nos sirve para realizar con pictogramas sus rutinas diarias tanto en la escuela como en casa. Además de para crear rutinas, son muchas las utilidades que se le pueden dar a los pictogramas para trabajar con estos niños.  http://catedu.es/arasaac/
  2. Soy Visual: Es un sistema de comunicación aumentativa que incluye fotografías, láminas y diversos materiales gráficos, además de una app con ejercicios prácticos. Todos los recursos se ofrecen gratuitamente en la plataforma web www.soyvisual.org
  3. Appyautism: Es una web dirigida a las personas con TEA, sus familias y a todos los profesionales que se relacionan con ellas. Ofrece una selección de las mejores aplicaciones existentes en el mercado con el fin de elegir la app que mejor se adapta a cada persona. http://www.fundacionorange.es/aplicaciones/appyautism/
  4. Jose Aprende: Son una serie de cuentos visuales adaptados a pictogramas y desarrollados especialmente para niños con autismo, sirviendo igualmente a otras dificultades de aprendizaje y a niños pre-lectores. http://www.fundacionorange.es/aplicaciones/cuentos-visuales-jose-aprende/
  5. Azahar: Es un conjunto de herramientas de ocio, comunicación y planificación dirigidas a mejorar la calidad de vida de las personas con autismo o discapacidad intelectual. Azahar está inspirado en la filosofía del programa TEACCH para proporcionar una estructura visual clara y sencilla. www.proyectoazahar.org
  6. iSecuencias: Es una aplicación de aprendizaje para niños basada en 100 secuencias representadas por seis personajes con los que se trabajan cuatro áreas generales, hábitos de autonomía, eventos o actividades lúdicas, situaciones cotidianas y emociones.
  7. Lumosity: Ofrece un entrenamiento cognitivo diario con juegos que se basan en tareas neurocognitivas y neuropsicológicas comunes: velocidad, atención, memoria, flexibilidad y resolución de problemas, entre otras.
  8. GESTIAC: Es una aplicación gratuita que ayuda a las personas con TEA a gestionar el tiempo y la actividad. Esta herramienta tiene como finalidad facilitar a las personas con TEA y dificultades similares la comprensión de forma integrada y global tanto de la secuencia de actividades, como del tiempo que trascurre durante las mismas.
  9. AbaPlanet: Es una app de aprendizaje para iPad que permite trabajar el reconocimiento de objetos y vocabulario básico a través de un sistema de inteligencia artificial pre-programado, que toma decisiones en base al rendimiento del niño, disminuyendo o acelerando el ritmo de aprendizaje.
  10. ComunicaTEA: Se utiliza para para facilitar la comunicación de los niños y adultos con TEA con sus médicos. Esta app permite que los niños y personas adultas con autismo puedan, a través de pictogramas y fotografías, conocer y que se le expliquen con antelación las pruebas a las que van a ser sometidos, comunicarse con los profesionales para darles a conocer los síntomas que padecen o, simplemente, ‘jugar’ con la aplicación para conocer todas las posibles intervenciones que pueden tener en un hospital”.
 Virginia Román, es logopeda en Red Cenit Valencia

Amarantha Vázquez
¿Qué hay que tener en cuenta antes del cambio de Centro Educativo en niños hiperactivos?


El curso está a punto de terminar y son muchos los padres que se hallan inmersos en pleno proceso de búsqueda de un nuevo centro escolar. Bien sea por un cambio de domicilio o bien porque no se habituaron a la propuesta pedagógica del centro educativo anterior, muchos niños cambiarán de colegio el curso que viene. El niño tendrá que adaptarse e integrarse en una nueva escuela y esto puede causar algunas dificultades, sobre todo durante el primer trimestre.
En todos los casos, tras decidir que el niño debe cambiar de centro, se inicia el proceso de buscar un nuevo colegio. La labor de los padres no acaba cuando se hace la nueva matrícula, sino que deben ayudar a hacer que el niño lo acepte y, sobre todo, estar atentos a su comportamiento durante los primeros meses para detectar cualquier signo que manifieste que requiere ayuda personal.
                      
--

MOTIVOS DEL CAMBIO
Generalmente, si el cambio es por razones educacionales, el rendimiento suele mejorar, mientras que los cambios por razones no educacionales pueden tener un impacto negativo en los logros de aprendizaje, en la conducta del niño o en sus relaciones sociales, sobre todo si el niño presenta una actitud de rechazo a dicho cambio o no está preparado para ello. Aunque si el cambio se prepara de forma adecuada y se eliminan sus temores, puede vivirse como una experiencia enriquecedora.
  • Razones Educacionales: para buscar una mayor calidad o un centro que se adecue más al estilo de aprendizaje del niño. También muchas familias están insatisfechas con el colegio y buscan mejores alternativas para sus hijos. Podemos encontrarnos con que el niño tiene bajo rendimiento académico o dificultades de aprendizaje pero también puede ocurrir que tenga una mala adaptación al entorno del colegio, aunque tenga buenas notas o incluso que tenga conflictos en el aula por mala conducta, dudosas compañías o sufra de bullying y el centro no tenga recursos para resolver el problema.
  • Razones No Educacionales: A veces, por imperativos familiares, laborales o personales, no es posible que el niño continúe su escolarización en ese primer colegio que elegimos con tanto mimo. Las razones que desembocan en un cambio de colegio suelen ser el cambio de domicilio o la modificación de la estructura familiar (crece la familia o se separa), razones económicas (problemas económicos) o la propia estructura del colegio (transición de la escuela infantil al colegio y del colegio al instituto).
No es recomendable hacer un cambio escolar en mitad del curso, es mejor esperar a que termine en el centro donde se encuentra y empezar en el nuevo colegio coincidiendo con el comienzo del curso escolar. Los padres debemos acompañar a nuestros hijos en este proceso. A la hora de cambiar de centro tendremos en cuenta los siguientes factores:

--

ANTES DEL CAMBIO DE COLEGIO
  1. Hacerles comprender a nuestros hijos los motivos del cambio: En todos los casos es muy importante que los niños comprendan por qué se les cambia de colegio, que se sientan confiados y se les trasmita que es lo mejor para ellos. Esta es una decisión importante para vuestro hijo, como padres deberéis estar seguros del camino a tomar, si les transmitís desconfianza a los niños eso generará en ellos un estado de ansiedad.No hay que olvidar que un cambio de colegio puede ser una situación muy estresante y angustiosa para un niño que ya ha formado sus relaciones sociales en un determinado centro, por lo que es muy importante cómo y cuándo plantear la cuestión. Por eso hay que hacerles comprender los motivos del cambio y ayudarles en la adaptación al nuevo centro. Los expertos recomiendan involucrar a los niños en el cambio, pero sin dejarlos tomar en última instancia una decisión tan importante.
  2. Anticipar el cambio: Los cambios siempre hay que anticiparlos desde que se sepa la noticia y normalizarlos. Si se trata de niños pequeños, ha de hacerse de un modo visual, para conseguir la comprensión y el efecto esperado. Por ejemplo, se puede utilizar una cartulina para explicarles todo el proceso. Con los hijos mayores, también se puede anotar la fecha del traslado en una agenda que permanezca visible para que se vayan haciendo a la idea. En todo caso, hay que sentarse con ellos, y adaptándola a su edad, ofrecerles una explicación anticipada de por qué hay que mudarse.
  3. La comunicación previa padres-hijo: Aunque la decisión a la hora de elegir o cambiar de colegio es responsabilidad de los padres, es conveniente contar también con el niño.  Se le puede explicar las razones y ventajas de la decisión tomada, informarle de todos los detalles que conozcamos de su nuevo colegio para que se vaya familiarizando con él e incluso permitirle que acuda al día de puertas abiertas para conocer de primera mano los colegios que estáis barajando. Visítalos con tu hijo, que él vea cómo van a ser, con que instalaciones cuentan, el ambiente entre profesores y alumnos. Cuando se plantee la situación, los padres deben destacar los aspectos positivos del cambio, como es que vaya a hacer nuevos amigos y vivir nuevas experiencias, sin tener por ello que dejar de lado ni olvidar los antiguos. Hacerle entender que no perderá a sus viejos amigos, sino que ganará nuevas amistades. Antes de que termine el curso pide los teléfonos o direcciones email de sus mejores amigos, así podrá continuar el contacto y seguir viéndolos, aunque estén en diferentes colegios.
  4. La edad del niño: La edad es importante, en general cuanto mayor sea, más costará el proceso, tanto el de dejar amigos con los que ya ha establecido vínculos, como hacer nuevas relaciones, especialmente cuando se llega a una clase donde ya están los grupos hechos y eres el único nuevo. En la adolescencia las dificultades son mayores y la reticencia de los menores a cambiar su círculo también. A esa edad es tan difícil encajar en un nuevo grupo de amigos, como que una pandilla ya establecida acepte a un nuevo miembro. Si se va a cambiar de colegio mejor antes que tarde, ya que en la adolescencia es más problemático.
TDAH CONDUCTA INATENTOS


5.- Atender a la parte emocional: No hay que olvidar ni minimizar el miedo que pueden sentir los niños ante los cambios, el temor a no ser aceptados, a no hacer amigos, a lo que se suma la tristeza por dejar atrás a sus amigos y compañeros anteriores. Es normal que se puedan sentir mal. No hay que ignorar sus temores, enfados o tristezas, porque, lógicamente, el cambio le afecta. Hay que hablar mucho con él, darle la oportunidad de expresar sus opiniones, ilusiones y temores, y acompañarlo y alentarlo en todo momento, transmitiéndole nuestra tranquilidad. De esta forma, una situación algo difícil puede llegar a convertirse en una experiencia constructiva. Habla con tu hijo de los motivos por los que crees conveniente el cambio, escucha qué es lo que tiene que decirte y pregúntale sobre sus sentimientos ante el cambio; miedo, emoción, curiosidad. Cuando tengáis elegido el nuevo centro y la admisión sea efectiva comunica la decisión a su actual profesor, tal vez el niño vaya a estar más nervioso de lo habitual o más distraído.

6.-La motivación del niño: Si un niño va contento al colegio cuenta con antecedentes favorecedores para evitar el fracaso escolar, ya que el resultado académico suele revelar que está ajustado al entorno. La incertidumbre puede generar ansiedad, por eso puede ayudar una persona que sirva de nexo de unión, por ejemplo algún amigo que vaya al mismo colegio. En los colegios debe haber programas especiales de transición (de educación primaria a secundaria por ejemplo) para facilitar la adaptación, ya que esta movilidad es cada vez más frecuente. En cualquier caso, una de las principales labores de la familia y el colegio es conseguir una buena motivación en el niño.

7.- El tipo de centro educativo y las características específicas del niño: Por último valorar una serie de factores relacionados con las características del centro educativo a elegir y qué esté correlacionado con las características específicas del niño.

WEBGRAFÍA

Amarantha Vázquez
Sujeto toma como rehenes a niños de escuela en Nayarit; pedía drogas


Tondoroque, Nayarit.- Un individuo ingresó al Colegio Hispanoamericano en el poblado de Tondoroque en Nayarit armado con dos cuchillos donde tomó como rehenes a varios alumnos del plantel.
Al área del colegio acudieron los familiares, así como elementos de la Policía Estatal y Municipal y Protección Civil. Tras varios minutos de tensión, el hombre fue detenido dentro de la escuela.
El identificado como Arnoldo de cerca de 35 años pedía que se quemaran dos gasolineras, se le entregaran drogas y cervezas, además de solicitar la presencia de dos pastores de una iglesia, de quienes dio sus nombres.
Arnoldo habría tomado dos cuchillos de la cocina de la misma institución y habría amenazado con ellos a varios empleados hasta dar con los niños.
Mientras las autoridades dialogaban con el criminal, los jóvenes fueron sacados del plantel sin que este se percatara, llevándolos a un taller mecánico cercano, donde fueron puestos a salvo.
Posteriormente el hombre fue arrestado. Ninguno de los menores resultó herido.

Amarantha Vázquez viernes, 25 de enero de 2019
Recetas de papillas para bebés de 4 a 6 meses

Recetas de papillas para bebés de 4 a 6 meses
La Organización Mundial de la Salud recomienda que tanto los bebés que tienen lactancia materna exclusiva como los que usan formulas infantiles inicien la introducción de nuevos alimentos en la dieta a partir del 6º mes de vida. Sin embargo, se aconseja conversar con el pediatra para saber si es necesario iniciar la alimentación complementaria antes de este período. 
Al inicio se le debe dar sólo papillas de frutas, que son hechas a partir de frutas de fácil digestión y sin cáscara como manzana, pera, banana y papaya. Luego de esta fase viene la fase de las papillas de verduras, hechas con hortalizas y posteriormente fortificadas con carne, pescado y pollo. 

Papillas dulces de manzana o pera

Se puede utilizar manzanas rojas o verdes, desde que sean bien lavadas y frescas. Para preparar
Ingredientes:
  • 1 manzana o pera;
  • Agua.
Modo de preparación:
Se debe cortar la manzana o la pera en trozos pequeños, quitarle las semillas y el tallo del centro. Colocar los trozos en una olla con tan solo un poco de agua. Cocinar a fuego lento hasta que esté blanda, retirar del fuego y machacar con un tenedor hasta obtener una consistencia tipo puré o licuar, y está lista para dársela al bebé.
Otra forma en que se pueden dar estas frutas es dividiéndolas por la mitad o en 4 partes, se deben retirar las semillas y el tallo del centro e ir raspando la pulpa de la fruta con una cucharilla pequeña. Se debe raspar hasta llegar cerca a la cáscara, recordando que se debe tener cuidado de que no queden pedazos grandes de la fruta en la cuchara, ni pedazos de cáscara. 
Papilla dulce de Banana
Para esta esta papilla sólo es necesario machacar bien un plátano pequeño con un tenedor hasta que quede bien cremosa y sin grumos.
Los plátanos verdes causan estreñimiento, mientras que los maduros permiten la formación normal de las heces. Además de esto, la combinación de banana y manzana también tiende a causar estreñimiento, pudiendo ser usados en casos de diarrea.

Papilla salada de papa y calabacín

Se debe iniciar las papillas saladas primero con 1 verdura o máximo 2 verduras, sin agregarle carnes o granos como frijoles o guisante, esto de manera de saber en caso de un alergia alimentaria cuál fue el alimento que la causó y también para que el bebé pueda ir probando el sabor de cada una de ellas. El calabacín es un excelente vegetal porque contiene mucha agua y es fácil de digerir. 
Ingredientes:
  • 1 papa pequeña;
  • ½ calabacín.
Modo de preparación:
Lavar bien la papa y la calabacín, pelar y cortar en cubos, llevando a cocinar a fuego medio con agua filtrada. Comprobar con el tenedor si las verduras están cocidas, retirar del fuego y colocar en el plato, amasar bien con el tenedor para que obtengan una consistencia tipo puré antes de dársela al bebé.
Si es la primera comida salada, también se puede pasar los ingredientes cocidos por un pasapuré, para asegurarse de que no quedan grumos de comida que pueden hacer con que el bebé se atragante.

Papilla salada de batata

En la segunda semana de alimentación complementaria, se puede iniciar la adición de caldos naturales con pollo en las papillas o en las sopas del bebé o se puede realizar el puré simple sin el caldo.
Ingredientes:
  • 1 batata pequeña;
  • ½ remolacha;
  • Caldo de pollo cocido.
Modo de preparación:
Cocinar unos 100 g de pechuga de pollo sin grasa, pudiendo darle un poco de sabor con un poco de hierbas frescas como ajo, cebolla y cilantro o perejil, sin añadir sal.
Lavar y pelar la batata y la remolacha, cortar en cubos y cocinar hasta que estén bien suaves.
Machacar las verduras con el tenedor, pasarlas por el pasapuré o licuarlas sin mezclarlas, para que queden separadas en el plato y el bebé aprenda a identificar los diferentes sabores. Agregar una cucharada de sopa pequeña del caldo de pollo en el plato sobre las verduras.

Amarantha Vázquez
Ayudando a su hijo durante un divorcio


Miles de niños sufren el estrés del divorcio de sus padres cada año. La forma en que reaccionan depende de su edad, personalidad y las circunstancias concretas del proceso de separación y divorcio.
Todo divorcio tiene repercusiones sobre los niños implicados; muchas veces su reacción inicial es de conmoción, tristeza, frustración, enfado o preocupación. Pero los niños también pueden salir de un proceso de divorcio más preparados para afrontar el estrés y muchos de ellos se convierten en jóvenes más flexibles y tolerantes.
Entre las principales cosas que ambos padres pueden hacer para ayudar a su hijo a atravesar este difícil período, figuran las siguientes:
  • Mantener los conflictos, riñas y discusiones acaloradas, así como los comentarios sobre los aspectos legales del divorcio al margen de los hijos.
  • Reducir al mínimo la alteración de las rutinas cotidianas del niño.
  • Restringir la negatividad contra el otro, así como el resentimiento y la tendencia a echarle la culpa, a las sesiones de terapia y las conversaciones con amigos que se mantengan fuera de casa.
  • Asegurarse de que ambos padres siguen implicados en la vida del niño.
La mayoría de adultos que atraviesan un proceso de separación y divorcio necesitan apoyo, de amigos, profesionales de la salud mental, religiosos y parientes. No busque apoyo en su hijo, incluso aunque parezca estar dispuesto a ofrecérselo.

Darle la noticia

En cuanto esté seguro de sus planes, hable con su hijo sobre su decisión de separarse. Aunque no existe una manera fácil de dar la noticia, de ser posible, intente que ambos (usted y el otro progenitor) estén presentes durante la conversación. Es importante dejar a un lado los sentimientos de enfado, culpa o remordimiento. Antes de hablar con su hijo, practique cómo se lo va a decir sin alterarse ni enfadarse durante la conversación.
Aunque la conversación sobre el divorcio debe adaptarse a la edad, grado de madurez y temperamento del niño, asegúrese de trasmitirle a su hijo un mensaje fundamental: lo que ha ocurrido es un asunto entre su madre y su padre y él no es en absoluto culpable de lo ocurrido. La mayoría de los niños se sienten culpables incluso después de que los padres se lo nieguen. Por eso es básico que los padres insistan en esta afirmación para tranquilizar al niño.
Explique a su hijo que a veces la forma de quererse de los adultos experimenta cambios o que usted y su pareja no pueden ponerse de acuerdo en cosas importantes y, por lo tanto, tienen que vivir separados. Pero recuerde que los hijos y los padres están unidos de por vida, sea por nacimiento o por adopción. Los padres y los hijos a menudo están en desacuerdo en un montón de cosas, pero eso forma parte del ciclo de la vida: padres e hijos no dejan de quererse ni se divorcian nunca.
Facilite a su hijo suficiente información a fin de que esté preparado para los cambios que van a tener lugar en su vida. Intente responder a sus preguntas de la forma lo más sincera posible. Recuerde que los hijos no necesitan conocer todos los motivos que hay detrás del divorcio (sobre todo, si eso implica culpar a uno de sus progenitores). Basta con que entiendan qué es lo que va a cambiar en su vida cotidiana e, igual de importante, qué es lo que no va a experimentar cambio alguno.
Si su hijo es muy pequeño, lo mejor es explicárselo todo con palabras sencillas. Podría decirle algo como: "Papá y mamá van a vivir en casas diferentes para que no se peleen tanto, pero los dos te queremos mucho.".
Es posible que los niños mayores y los adolescentes sean más conscientes de la situación que están atravesando sus padres y tengan más preguntas basadas en las discusiones y peleas que han escuchado.

Abordar las reacciones del niño

Si, tras recibir la noticia, su hijo está muy alterado, dígale que usted reconoce y acepta sus sentimientos, que le importan y asegúrele que esos sentimientos son perfectamente normales y comprensibles. Puede intentar decirle: "Sé que esto te molesta. ¿Intentamos pensar en algo que te haga sentir mejor?" o "Ambos te queremos mucho y nos sentimos mucho el tener que vivir separados."
No todos los niños reaccionan de forma inmediata. Haga saber a su hijo que eso también es normal y dígale que habrá otros momentos para hablar sobre el tema cuando él esté preparado. Algunos niños tratan de complacer a sus padres actuando como si no pasara nada o intentan inhibir cualquier sentimiento negativo afirmando que no están enfadados ni tristes por la noticia. A veces, el estrés se manifiesta de otras formas: en los estudios, con los amigos, en los cambios de apetito, en la forma de comportarse o en los patrones de sueño.
Independientemente de que su hijo exprese miedo, preocupación o alivio ante la noticia de la separación y el divorcio, el querrá saber cómo va a cambiar su vida cotidiana a partir de ahora.
Prepárese para contestar estas preguntas y otras similares:
  • ¿Con quién voy a vivir?
  • ¿Dónde iré al colegio?
  • ¿Tendré que cambiar de casa?
  • ¿Dónde vivirá cada uno de mis padres?
  • ¿Dónde pasaré las vacaciones y los días de fiesta, como el Día de Acción de Gracias?
  • ¿Podré seguir viendo a mis amigos?
  • ¿Tendré que cambiar de colegio?
  • ¿Podré seguir yendo de campamento este verano?
  • ¿Podré seguir practicando mis actividades favoritas?
Ser sincero con un hijo no siempre es fácil cuando no se tienen todas las respuestas, o cuando al niño le asusta la situación o se siente culpable de lo que está ocurriendo. Lo más correcto es decirle lo que necesita saber cuando lo pregunta.

Ayudar al niño a afrontar la situación

Muchos niños (y padres) sienten mucho el hecho de haber perdido el tipo de familia que deseban tener y, sobre todo los niños, echan de menos al progenitor y la vida en familia que tenían. Por eso es tan habitual y completamente natural que algunos niños mantengan la esperanza de que sus padres volverán a estar juntos, incluso después de haberles explicado el carácter definitivo del divorcio.
Lamentar la pérdida de una familia es normal pero, con el tiempo, tanto usted como su hijo acabarán aceptando y adaptándose a la nueva situación. Por lo tanto, tranquilice a su hijo diciéndole que es normal que al principio desee que sus padres vuelvan a estar juntos, pero explíquele y déjele bien clara la decisión que ambos han tomado al respecto.
He aquí algunas formas de ayudar a su hijo a superar el disgusto provocado por el divorcio:
  • Fomente la sinceridad. Los niños necesitan saber que sus sentimientos son importantes para sus padres y que ambos se los tomarán en serio.
  • Ayúdele a expresar sus sentimientos con palabras. El comportamiento de un niño puede darle pistas sobre si está experimentando sentimientos de tristeza o de enfado. Pruebe a decirle: "Parece que estás triste en este momento. ¿Sabes qué es lo que te pone tan triste?". Escuche atentamente sus respuestas, incluso aunque le resulte difícil oír lo que tiene que decirle.
  • Legitimize sus sentimientos. Decirle a su hijo: "Sé que ahora estás triste" o "Sé que te sientes solo sin papá" le ayuda a saber que sus sentimientos son válidos. Es importante animar a un niño a sacarlo todo antes de ofrecerle otras formas de sentirse mejor. Permita que el niño sepa que también está bien estar contento, aliviado o emocionado sobre el futuro.
  • Ofrézcale su apoyo. Pregúntele: "¿Qué crees que te ayudaría a sentirte mejor?". Tal vez no se le ocurra nada en concreto, pero usted puede proponerle algunas ideas: tal vez sentarse un rato los dos juntos, dar un paseo o abrazar a su peluche favorito. Los niños pequeños agradecerán enormemente la posibilidad de llamar por teléfono a su padre o hacer un dibujo para dárselo a su madre cuando vuelva a casa al final del día.
  • Cuídese para mantenerse sano. Para muchos adultos, la separación y el divorcio es una situación sumamente estresante. La presión experimentada se puede amplificar con los temas relacionados con la custodia, el reparto de propiedades y los asuntos financieros, que pueden sacar lo peor de la gente.

    Encontrar formas de afrontar el estrés es fundamental para usted y para toda su familia. Mantenerse lo más sano posible, tanto desde el punto de vista físico como emocional, puede ayudarle a combatir los efectos del estrés. Y, si se asegura de cuidar de sus propias necesidades, estará en la mejor forma física posible para cuidar de sus hijos.
  • Mantenga los detalles del divorcio bajo control. Cuando comente los detalles del divorcio con sus amigos, familia o abogado, asegúrese de proteger su intimidad evitando siempre que sus hijos estén presentes. Intente relacionarse con su ex de forma lo más civilizada posible, sobre todo cuando interactúen delante de su hijo.

    Adopte la actitud más apropiada: no culpe, recrimine ni insulte a su ex pareja si su hijo lo puede oír, independientemente de las circunstancias de la separación. Esto es especialmente importante en los divorcios donde hay alguien que ha tenido la culpa y se han producido actos muy dolorosos, como una infidelidad. Mantenga sus cartas, correos electrónicos y mensajes de texto en lugares seguros, ya que, cuando existe una situación muy conflictiva en casa, los niños sienten una curiosidad natural por enterarse de lo que sucede.
  • Busque ayuda. Este no es un período para enfrenta a solas. Encuentre un grupo de apoyo y hable con otras personas que hayan atravesado situaciones simulares, utilice los recursos de Internet o pídale a su médico o sacerdote que le recomiende recursos o centros de apoyo. El hecho de buscar ayuda para usted le permitirá sentar un buen ejemplo para su hijo sobre cómo adaptarse de forma saludable a los cambios importantes.
El apoyo de un psicólogo, terapeuta o amigo también le ayudará a establecer y mantener una "separación" saludable con respecto a su hijo. Es muy importante que no dependa del apoyo de su hijo. Los niños mayores y aquellos a quienes les gusta complacer a sus padres intentarán ayudarle a que se sienta mejor ofreciéndole un hombro donde llorar. Por muy tentador que sea, lo mejor es no permitir que su hijo le proporcione el apoyo emocional que necesita. Explique a su hijo lo mucho que valora su cariño y que se preocupe por usted, pero no se desahogue con él sino con un terapeuta o un amigo.

La importancia de la coherencia y la rutina

La coherencia y la rutina pueden ayudar mucho a ofrecer la sensación de comodidad y familiaridad que necesita su familia durante este importante cambio vital. En la medida de lo posible, reduzca al mínimo los horarios impredecibles, la indefinición y las separaciones repentinas.
Especialmente durante un divorcio, es recomendable que los niños pasen períodos a solas con cada uno de sus progenitores. Por inconveniente que le parezca, intente ponerse de acuerdo con su ex pareja para organizar los horarios de visita.
Es normal que le preocupe el modo en que su hijo está afrontando este cambio vital tan importante. Lo mejor que puede hacer es confiar en sus instintos y basarse en lo que usted sabe sobre su hijo. ¿Le parece que se está comportando de una forma diferente a la habitual? ¿Está su hijo adoptando conductas regresivas, es decir comportamientos propios de épocas anteriores, como chuparse el dedo o mojar la cama? ¿Parece que sus emociones interfieren en sus rutinas cotidianas, como los estudios y su vida social?
Es importante que esté atento a los cambios de comportamiento de su hijo: la tristeza, la ansiedad, los cambios de humor, las dificultades en la escuela, con los amigos, en el apetito o el sueño pueden indicar la presencia de problemas.
Los niños mayores y los adolescentes pueden ser más proclives a implicarse en comportamientos peligrosos, como el consumo de alcohol y drogas, faltar a la escuela y el comportamiento desafiante. Independientemente de que tales problemas estén o no relacionados con el divorcio, se trata de problemas graves que afectan el bienestar del adolescente e indican la necesidad de pedir ayuda profesional.

Pelearse delante del hijo

Aunque las discusiones ocasionales entre padres son esperables en cualquier familia, vivir en un campo de batalla de constante hostilidad y conflictos no resueltos representa una importante carga emocional para cualquier niño. Los gritos, las peleas, las discusiones o la violencia en la vida doméstica favorecen el miedo y las reacciones aprensivas en los niños.
Que un niño presencie conflictos entre sus padres es un modelo inapropiado para una persona que todavía está aprendiendo a relacionarse con los demás. Los niños cuyos padres mantienen relaciones llenas de hostilidad y resentimiento son más proclives a tener dificultades emocionales y de comportamiento que perdurarán más allá de la infancia.
Hablar con un mediador o un psicólogo especializado en divorcios puede ayudar a las parejas a airear sus recriminaciones y resentimientos mutuos de un modo que no sea perjudicial para su hijo. Aunque puede ser difícil, si los dos padres hacen un esfuerzo por colaboran de este modo, evitarán al niño el dolor provocado por una relación de pareja llena de amargura y resentimiento.

Adaptarse a una nueva situación

Puesto que el divorcio puede ser un cambio tan importante, las adaptaciones a las nuevas condiciones de vida deberían hacerse de forma gradual.
Pueden ocurrir varios tipos distintos de situaciones:
  • Uno de los padres tiene la custodia total.
  • Custodia compartida, donde se comparte tanto la custodia legal como la física (con quien vive el niño) entre ambos padres.
  • Custodia legal compartida, donde ambos padres comparten este tipo de custodia, pero el hijo vive mayoritariamente con un padre y este posee más autoridad en determinados ámbitos médicos o educativos.
¿Cuál es la situación que más le conviene a su hijo? Es una pregunta difícil y sobre la que muchas parejas tienen grandes desacuerdos. Aunque algunos niños se adaptan muy bien a la situación de compartir el tiempo equitativamente con ambos padres, otros parecen necesitar la estabilidad de tener un "hogar" propio y recibir visitas del padre con quien no viven. Algunos padres deciden permanecer los dos en la misma casa, pero esto solo funciona en circunstancias muy excepcionales y, por lo general, debería evitarse.
Independientemente de la solución que escojan, deberían priorizar las necesidades de su hijo. Evite verse envuelto en una especie de guerra con su ex pareja para ver quién gana. A la hora de tomar decisiones sobre los días de fiesta, las vacaciones y los cumpleaños, concéntrese en lo que sea más conveniente para su hijo. Es importante que los padres resuelvan estas cuestiones por sí solos en vez de pedirle al niño que decida.
Durante los años previos a la adolescencia, cuando los niños empiezan a participar más en actividades extra-familiares, es posible que necesiten horarios diferentes que se adapten más a sus prioridades. En el caso ideal, para los niños resulta muy ventajoso recibir apoyo de ambos padres, pero es posible que se resistan a estar la misma cantidad de tiempo con los dos si esto interfiere con sus actividades académicas o su vida social. Prepárese para escuchar la opinión de su hijo sobre el modo de compartir el tiempo con ustedes e intente ser flexible.
Es posible que su hijo no quiera compartir su tiempo con usted y su ex pareja de forma equitativa y también es posible que tome partido por alguno de ustedes. En tal caso y por duro que parezca, intente no tomarse las cosas como algo personal. Respete los horarios de visita y recuerde lo importante que es que ambos padres se involucren en el cuidado y la educación del niño.
A veces, los niños sugieren pasar un verano entero, un semestre o un curso completo con el padre que no tiene su custodia. Pero esto no tiene por qué reflejar su deseo de irse a vivir con él. Escuche a su hijo y explore las distintas opciones que le plantee. Este tipo de arreglos pueden funcionar en divorcios "amistosos", pero no son típicos de las situaciones más conflictivas.

Educar a un hijo bajo presión

En la medida de lo posible, ambos padres deberían esforzarse para maximizar la regularidad en las rutinas y la disciplina en ambas casas. Mantener expectativas similares en lo que se refiere a la hora de irse a la cama, las normas y los deberes escolares reducirá la ansiedad del niño, sobre todo si es muy pequeño.
Siempre que sea posible, colabore con su ex pareja para mantener una normas coherentes y, a pesar de que usted no pueda aplicarlas en la casa de su "ex", por lo menos podrá hacer que se cumplan en la suya.
Es importante mantener la mayor normalidad posible después de un divorcio, conservando las rutinas habituales, que afectan al horario de las comidas, las normas domésticas sobre el comportamiento y la disciplina en la casa. Relajar los límites, especialmente en los períodos de cambio, tiende a generar inseguridades en el niño y reduce las probabilidades de recuperar la autoridad parental más adelante.
No caiga en la tentación de dejar de aplicar rutinas y límites y de saltarse unas normas de comportamiento coherentes, consintiendo y malcriando a su hijo porque lo está pasando mal a consecuencia del divorcio. Siéntase libre para darle todo el afecto posible; un niño no se malcría por recibir demasiados abrazos y palabras cariñosas. Pero comprarle cosas o hacerle regalos para sustituir el amor o permitir que actúe como le plazca no es lo que más le conviene. Además, en estos casos, suele costar mucho que los padres vuelvan a ejercer su autoridad cuando las aguas vuelvan a su cauce.
El divorcio puede ser una crisis importante en una familia. Pero, si usted y su ex pareja colaboran y se comunican de forma civilizada por el bien de su hijo, la unidad familiar original puede seguir siendo una fuente de fortaleza, incluso aunque nuevas familias compuestas entren en escena.
Por eso, recuerde:
  • Buscar ayuda para afrontar sus propios sentimientos sobre el divorcio. Si usted es capaz de adaptarse a la nueva situación, sus hijos serán también más propensos a adaptarse a ella.
  • Tener paciencia consigo mismo y con sus hijos. Los problemas emocionales, las pérdidas y el dolor que ocasiona un divorcio requieren tiempo para sanar y esto suele ocurrir por etapas.
  • Reconocer los síntomas del estrés. Consulte con el maestro, pediatra o terapeuta de su hijo para que le guíe en la forma de enfocar problemas específicos que le preocupen.
Cualquier tipo de cambio es difícil; pero debe saber que tanto usted como su hijo pueden adaptarse y se adaptarán a este cambio. Encontrar su fortaleza interior y buscar ayuda para aprender nuevas habilidades de afrontamiento no son cosas fáciles, pero puede hacer una gran diferencia su familia supere este difícil período.
Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD
Fecha de revisión: enero de 2015

Amarantha Vázquez miércoles, 23 de enero de 2019
facebook-domain-verification=aqwcdfa5po9iw5lw0r7q83he5kmkq6