Lo mejor:

Publicidad

ACERCA DE LA ENFERMEDAD DE PARKINSON

ACERCA DEl PARKINSON


La enfermedad de Parkinson afecta a aproximadamente 80 000 australianos.1 Si eres uno de ellos, es probable que sepas que este trastorno neurológico del movimiento no tiene cura.
DEFINICIÓN Y SÍNTOMAS
La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurológico del movimiento, degenerativo y progresivo, que afecta a aproximadamente 80 000 australianos. Aunque normalmente se presenta después de los 65 años, alrededor del 15 % de las personas con esta afección presenta una enfermedad de Parkinson temprana antes de llegar a los 50 años.2
A medida que la enfermedad de Parkinson progresa, se vuelve cada vez más incapacitante, lo que hace que las actividades cotidianas como bañarse o vestirse se tornen difíciles o imposibles. Muchos de los síntomas de la enfermedad de Parkinson se relacionan con el control motriz, que es la habilidad para controlar los músculos y el movimiento.
Los cuatro síntomas principales de la enfermedad de Parkinson son los siguientes:
  • Temblor (estremecimiento rítmico e involuntario de una extremidad, de la cabeza o del cuerpo entero): Es el síntoma más reconocido de la enfermedad de Parkinson y, a menudo, comienza con un temblor ocasional en un dedo que, con el tiempo, se propaga a todo el brazo. El temblor puede afectar solo una parte o un lado del cuerpo, especialmente durante las etapas tempranas de la enfermedad. No todas las personas que sufren la enfermedad de Parkinson presentan temblores.
  • Rigidez (endurecimiento o falta de flexibilidad en las extremidades o articulaciones): La rigidez muscular que se experimenta con la enfermedad de Parkinson comienza, a menudo, en las piernas y en el cuello. La rigidez afecta a la mayoría de las personas. Los músculos se tensan y se contraen, y algunas personas pueden sentir dolor o endurecimiento.
  • Bradiquinesia o aquinesia (lentitud en el movimiento o ausencia de movimiento): La bradiquinesia es uno de los síntomas clásicos de la enfermedad de Parkinson. Con el tiempo, las personas con enfermedad de Parkinson pueden presentar una postura encorvada y caminar lento, arrastrando los pies. También pueden perder, a la larga, la capacidad de comenzar a moverse y de continuar haciéndolo. Después de algunos años, pueden experimentar aquinesia o "congelamiento", y no ser capaces de moverse en absoluto.
  • Inestabilidad postural (equilibrio y coordinación debilitados): Las personas con inestabilidad postural pueden tener una posición encorvada, con la cabeza agachada y los hombros caídos. Pueden presentar una inclinación hacia atrás o hacia adelante, y pueden sufrir caídas que les causen daño. Las personas con una inclinación hacia atrás tienen una tendencia a la "retropulsión" o a mecerse hacia atrás.

CAUSAS Y FACTORES DE RIESGO

La enfermedad de Parkinson tiene como causa la degeneración de una pequeña parte del cerebro llamada substantia nigra (sustancia negra). A medida que las células cerebrales en la substantia nigra mueren, el cerebro se ve privado de la sustancia química dopamina.
La dopamina permite que las células cerebrales implicadas en el control del movimiento se comuniquen, y los niveles reducidos de dopamina provocan los síntomas de la enfermedad de Parkinson. De acuerdo con la National Parkinson Foundation (Fundación Nacional de Parkinson), el 80 % de las células que producen dopamina se pierden incluso antes de que aparezcan los síntomas motrices de la enfermedad de Parkinson.3
Por lo general, con el paso del tiempo, la enfermedad de Parkinson se vuelve cada vez más incapacitante. Si sufres enfermedad de Parkinson, es posible que tengas problemas para realizar actividades cotidianas como levantarte de una silla o desplazarte por una habitación. A medida que la enfermedad avanza, algunas personas necesitan usar una silla de ruedas y otras quedan postradas.
OPCIONES DE TRATAMIENTO PARA LA ENFERMEDAD DE PARKINSON
Aunque la enfermedad de Parkinson actualmente no tiene cura, existen varias opciones de tratamiento, incluidas la medicación y la cirugía.
Los tratamientos para la enfermedad de Parkinson incluyen los siguientes:
TRATAMIENTOS FARMACOLÓGICOS
  • Fármacos dopaminérgicos (incluida la levodopa): Clase de fármacos de acción similar a la dopamina, que se utiliza para tratar los síntomas de la enfermedad de Parkinson
  • Inhibidor de descarboxilasa: Fármaco que se usa con levodopa para tratar los síntomas de la enfermedad de Parkinson
  • Agonistas de la dopamina: Clase de fármacos que se une a los receptores de la dopamina e imita la acción de esta
  • Anticolinérgicos: Clase de fármacos que relaja el músculo liso y se utiliza principalmente para tratar los temblores en la enfermedad de Parkinson
  • Inhibidores de la monoaminooxidasa B (MAO-B): Clase de fármacos que se usa para tratar todos los síntomas de la enfermedad de Parkinson. Estos fármacos obstruyen una enzima que degrada la dopamina, lo que le permite permanecer durante más tiempo en el receptor.
  • Inhibidores de la catecol-O-metiltransferasa (COMT): Clase de fármacos que se une a los receptores de la dopamina e imita la acción de esta
Aunque se pueden usar medicamentos para la enfermedad de Parkinson a fin de mejorar la función motriz, es posible que, con el tiempo, estos pierdan su efectividad, provoquen efectos secundarios, o ambos. Además, a medida que la patología avanza, los niveles de medicamentos que se requieren para controlar la función motriz pueden causar efectos secundarios intolerables o indeseables.

PALIDOTOMÍA

Una palidotomía implica la destrucción de una región del cerebro que participa en el control del movimiento. Una palidotomía puede ser unilateral o bilateral. Los efectos negativos pueden incluir hemorragia, debilidad, deficiencia visual y del habla y confusión.

TERAPIA DE ESTIMULACIÓN CEREBRAL PROFUNDA (DBS)

La terapia de estimulación cerebral profunda (deep brain stimulation, DBS) es una terapia de estimulación cerebral que ofrece un tratamiento ajustable y, si es necesario, reversible para la enfermedad de Parkinson. La terapia DBS utiliza un dispositivo médico implantado similar a un marcapasos para suministrar estimulación eléctrica a algunas áreas del cerebro definidas. La estimulación de dichas áreas permite a los circuitos del cerebro que controlan el movimiento funcionar mejor.
La terapia DBS conlleva efectos secundarios quirúrgicos y farmacológicos. Para más información, consulta la sección Beneficios y riesgos.

ACERCA DE LA TERAPIA ECP

La terapia de estimulación cerebral profunda  puede ayudar a disminuir muchos de los síntomas de la enfermedad de Parkinson.1 Esta terapia ajustable y, si es necesario, reversible utiliza un dispositivo implantado que produce una estimulación eléctrica en el cerebro y bloquea las señales que causan síntomas motores incapacitantes.

¿QUÉ ES?

La terapia ECP para la enfermedad de Parkinson utiliza un dispositivo médico implantado mediante cirugía, similar a un marcapasos cardíaco, para suministrar estimulación eléctrica a algunas áreas del cerebro específicamente definidas.

BENEFICIOS Y RIESGOS

Todos los tratamientos y resultados son específicos de cada paciente y formarán parte de la consulta con tu profesional de la salud.
Consulta a tu profesional de la salud para obtener una lista completa de beneficios, indicaciones, precauciones, resultados clínicos y demás información médica importante relacionada con la terapia ECP.

PREGUNTAS FRECUENTES

Conoce algunas de las preguntas e inquietudes más comunes acerca de cómo la terapia ECP puede reducir los síntomas de la enfermedad de Parkinson.

¿QUÉ ES LA TERAPIA ECP?

SISTEMA DE ESTIMULACIÓN CEREBRAL PROFUNDA

Deep Brain Stimulation System
La terapia de estimulación cerebral profunda (ECP) es un tratamiento quirúrgico que puede disminuir algunos de los síntomas asociados con la enfermedad de Parkinson (EP).1

CÓMO FUNCIONA

La terapia ECP utiliza un dispositivo médico implantado mediante cirugía, similar a un marcapasos cardíaco, para suministrar estimulación eléctrica a algunas áreas del cerebro específicamente definidas.
La estimulación de estas áreas obstruye las señales que causan los síntomas motores incapacitantes de la enfermedad de Parkinson. La estimulación eléctrica se puede ajustar de forma no invasiva para maximizar los beneficios de la terapia. Como resultado, es posible que muchas personas logren un mayor control sobre los movimientos de su cuerpo.
Un sistema de ECP consiste en tres componentes implantados:
  • Electrodo – Un electrodo consiste en cuatro cables delgados aislados dispuestos en espiral, con cuatro polos en la punta del electrodo. El electrodo se implanta en el cerebro.
  • Extensión – Una extensión se conecta al electrodo y se conduce por debajo de la piel, desde la cabeza hacia el cuello y hasta la parte superior del tórax.
  • Neuroestimulador – El neuroestimulador se conecta a la extensión. Este pequeño dispositivo cerrado, similar a un marcapasos cardíaco, contiene una batería y componentes electrónicos. El neuroestimulador se implanta generalmente debajo de la piel del tórax, debajo de la clavícula (según las necesidades de cada paciente, el cirujano puede implantar el neuroestimulador en el abdomen). Este dispositivo, algunas veces llamado “marcapasos del cerebro”, genera los pulsos eléctricos necesarios para la estimulación.

    Estos pulsos eléctricos se envían a través de la extensión y del electrodo hacia las áreas afectadas del cerebro. Los pulsos se pueden ajustar de forma inalámbrica para comprobar o cambiar los ajustes del neuroestimulador.

CÓMO USAR EL SISTEMA

El cirujano puede proporcionarte un pequeño imán o programador portátil del paciente. Este programador te permite encender y apagar el sistema al mantenerlo presionado durante uno o dos segundos sobre el área donde se ha implantado el neuroestimulador. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el neuroestimulador está siempre encendido.


Amarantha Vázquez miércoles, 6 de noviembre de 2019
DISTONÍA: trastorno del movimiento en el que los músculos se contraen involuntariamente y causan movimientos repetitivos o de torsión.
De James Heilman, MD - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, 


Descripción general

La distonía es un trastorno del movimiento en el que los músculos se contraen involuntariamente y causan movimientos repetitivos o de torsión.
La enfermedad puede afectar una parte del cuerpo (distonía focal), dos o más partes adyacentes (distonía segmentaria) o todas las partes del cuerpo (distonía general). Los espasmos musculares pueden ser de leves a intensos. Pueden ser dolorosos e interferir con la realización de las tareas diarias.
No existe una cura para la distonía. Pero los medicamentos pueden mejorar los síntomas. A veces se utiliza la cirugía para desactivar o regular los nervios o determinadas regiones del cerebro en las personas con distonía grave.

Síntomas

La distonía afecta a diferentes personas de diferentes maneras. Las contracciones musculares podrían:
  • Comenzar en una sola zona, como la pierna, el cuello o el brazo. La distonía focal que comienza después de los 21 años, generalmente, comienza en el cuello, el brazo o la cara y tiende a permanecer focal o segmentaria.
  • Ocurrir durante una acción específica, como al escribir a mano.
  • Empeorar con el estrés, la fatiga o la ansiedad.
  • Hacerse más notable con el tiempo.
Las zonas del cuerpo que pueden verse afectadas incluyen las siguientes:
  • Cuello (distonía cervical). Las contracciones hacen que la cabeza se tuerza y gire hacia un lado, o se mueva hacia adelante o hacia atrás, en ocasiones causar dolor.
  • Los párpados. El parpadeo rápido o los espasmos involuntarios hacen que los ojos se cierren (blefaroespasmo) y dificultan la visión. Generalmente, los espasmos no son dolorosos, pero pueden aumentar cuando te encuentras en condiciones de luz brillante, bajo estrés o interactuando con personas. Los ojos pueden sentirse secos.
  • Mandíbula o lengua (distonía oromandibular). Puedes tener problemas para hablar, salivar, masticar y tragar. La distonía oromandibular puede ser dolorosa y, con frecuencia, ocurre en combinación con distonía cervical o blefaroespasmos.
  • Laringe y cuerdas vocales (distonía espasmódica). Es posible que tengas una voz tensa o susurrante.
  • Mano y antebrazo. Algunos tipos de distonía ocurren solo mientras realizas una actividad repetitiva, como escribir (distonía del escritor) o tocas un instrumento musical específico (distonía del músico).

Cuándo consultar al médico

Los primeros signos de distonía suelen ser leves, presentarse ocasionalmente y estar vinculados con una actividad específica. Consulta al médico si tienes contracciones musculares involuntarias.

Causas

Se desconoce la causa exacta de la distonía. Pero puede relacionarse con una alteración en la comunicación de las células nerviosas en varias regiones del cerebro. Algunas formas de distonía se heredan.
La distonía además puede ser un síntoma de otra enfermedad o afección, entre ellas:
  • Enfermedad de Parkinson
  • Enfermedad de Huntington
  • Enfermedad de Wilson
  • Lesión cerebral traumática
  • Lesión de nacimiento
  • Accidente cerebrovascular
  • Tumor cerebral o determinados trastornos que se manifiestan en algunas personas con cáncer (síndromes paraneoplásicos)
  • Falta de oxígeno o intoxicación con monóxido de carbono
  • Infecciones, como la tuberculosis o la encefalitis
  • Reacciones a determinados medicamentos o envenenamiento por metales pesados

Complicaciones

Según el tipo de distonía, las complicaciones pueden incluir las siguientes:
  • Discapacidades físicas que afectan el desempeño de las actividades cotidianas o de tareas específicas
  • Dificultad en la visión que afecta los párpados
  • Dificultad para mover la mandíbula, tragar o hablar
  • Dolor y fatiga, debido a la contracción constante de los músculos
  • Depresión, ansiedad y aislamiento social

Amarantha Vázquez domingo, 27 de octubre de 2019
Síndrome de Reye

¿Qué es el síndrome de Reye?

El síndrome de Reye es una enfermedad sumamente infrecuente pero grave que puede afectar al cerebro y al hígado. Es más frecuente en los niños que se están recuperando de una infección de origen viral.
Aún no se entiende del todo bien, pero los estudios han relacionado este síndrome con el uso de medicamentos que contienen salicilatos (como la aspirina, que contiene ácido acetilsalicílico) durante una enfermedad viral.
Raramente, puede causar la muerte en un plazo de horas. Puesto que se trata de una afección de riesgo vital, el síndrome de Reye se considera una urgencia médica.
La detección precoz y el tratamiento inmediato son fundamentales. Las probabilidades de una recuperación total mejoran cuando el síndrome de Reye se trata en sus primeras etapas.

¿Quién puede desarrollar un síndrome de Reye?

El síndrome de Reye afecta principalmente a niños de entre 4 y 14 años de edad. La cantidad de casos de esta enfermedad ha disminuido considerablemente desde que los médicos empezaron a recomendar no administrar medicamentos que contengan salicilatos (como la aspirina) a niños y adolescentes, sobre todo durante enfermedades de origen viral.
La mayoría de los casos de este síndrome ocurren durante las epidemias de enfermedades virales, como durante los meses de verano o después de un brote de varicela o de gripe.

¿Cuáles son los signos y los síntomas del síndrome de Reye?

Los signos y los síntomas del síndrome de Reye casi siempre van precedidos de una enfermedad provocada por un virus, como una infección de las vías altas (un resfriado, una gripe, etc.), una enfermedad que provoca diarrea o una varicela.
El síndrome de Reye puede empezar desde el primer día de una infección viral hasta dos semanas después de este tipo de infección. Entre sus síntomas, se incluyen los siguientes:
  • vómitos frecuentes
  • cansancio o somnolencia
  • en los bebés, diarrea y respiración rápida
  • irritabilidad o comportamiento agresivo
Entre otros síntomas posibles, se incluyen los cambios en la vista, los problemas auditivos y el habla anormal. En las etapas más tardías, el niño:
  • se puede comportar de una forma irracional
  • puede estar confundido
  • puede tener debilidad muscular grave, convulsiones y pérdida de la conciencia (desmayo).
Aunque se trata de una enfermedad rara, el diagnóstico de síndrome de Reye se debe tener en cuenta si un niño está vomitando mucho o presenta cambios en su comportamiento o estado mental, sobre todo si esto ocurre durante o poco después de una enfermedad viral.

¿Cómo se trata el síndrome de Reye?

Los niños con este síndrome se suelen tratar en un hospital. Aquellos que estén gravemente enfermos deberán ingresar en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).
El tratamiento es de soporte vital, porque este síndrome no tiene cura. El equipo médico se centrará en:
  • Asegurarse de que el niño está bien hidratado y conserva el equilibrio electrolítico.
  • Controlar la nutrición del niño.
  • Observar el ritmo cardíaco y respiratorio del niño.
  • Observar la presión intracraneal (la presión del líquido contenido en el cráneo) y la tensión arterial del niño.
Entre las pruebas que se pueden hacer, se incluyen los análisis de sangre, para controlar las concentraciones de electrolitos y la función hepática, así como técnicas de diagnóstico por la imagen, como la tomografía axial computada (TAC) o la resonancia magnética (RM).
El niño también puede recibir:
  • pequeñas cantidades de insulina para aumentar el metabolismo de la glucosa
  • corticoesteroides para reducir la inflamación cerebral
  • diuréticos para eliminar el exceso de líquidos
Si hubiera convulsiones, estas se tratarían con medicación. Si la respiración se enlentece demasiado o no resulta eficaz, el niño puede requerir ayuda respiratoria, a través de máquinas de ventilación o respiradores.
El pronóstico de los niños con síndrome de Reye ha mejorado gracias al diagnóstico precoz y a las mejoras en su tratamiento. Si un niño llega a las etapas posteriores del síndrome, puede sufrir lesiones cerebrales, tener discapacidades o llegar a morir.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Llame al médico de su hijo o reciba ayuda médica inmediata si:
  • está vomitando mucho
  • presenta cambios de comportamiento
  • tiene una somnolencia extrema
Esto es más importante si su hijo acaba de pasar una enfermedad de origen viral, como una gripe o un catarro.
Por descontado, muchos niños con enfermedades virales presentarán algunos de estos síntomas, y la mayoría de ellos no habrán contraído el síndrome de Reye. Pero es mejor estar seguro de ello, porque un diagnóstico precoz es la clave del tratamiento eficaz de este síndrome.

¿Cómo pueden prevenir los padres el síndrome de Reye?

No use nunca la aspirina ni otros medicamentos que contengan salicilatos para tratar la varicela, la gripe o cualquier otra enfermedad de origen viral. Muchos medicamentos de venta sin receta médica contienen salicilatos, como el subsalicilato de bismuto (por ejemplo, Pepto-Bismol). Asegúrese de leer atentamente los prospectos o de hablar con el médico de su hijo cuando dude sobre si un medicamento es o no seguro para su hijo.
Por lo general, los niños y los adolescentes no deben tomar salicilatos (como la aspirina), a no ser que se cuente con la aprobación de su médico para tratar ciertas afecciones.
Revisado por: Marcella A. Escoto, DO
Fecha de revisión: febrero de 2019

Amarantha Vázquez sábado, 26 de octubre de 2019
Síndrome de Sjögren

Es un trastorno autoinmunitario en el cual se destruyen las glándulas que producen las lágrimas y la saliva, lo que causa resequedad en la boca y en los ojos. Este trastorno puede afectar a otras partes del cuerpo, incluso los riñones y los pulmones.

Causas

Se desconoce la causa del síndrome de Sjögren. Es un trastorno autoinmunitario, lo cual significa que el cuerpo ataca por error al tejido sano. El síndrome ocurre con mayor frecuencia en mujeres de 40 a 50 años y es poco frecuente en niños.
El síndrome de Sjögren primario se define como resequedad en los ojos y la boca sin otro trastorno autoinmunitario.
El síndrome de Sjögren secundario ocurre solo con otro trastorno autoinmunitario como:
  • Artritis reumatoidea (RA)
  • Lupus eritematoso sistémico
  • Esclerodermia
  • Polimiositis
  • La hepatitis C puede afectar a las glándula salivares y parecerse al síndrome de Sjörgen
  • La enfermedad relacionada con el IgG4 puede parecerse al síndrome de Sjogren se le debe prestar atención

Síntomas

La resequedad de la boca y los ojos es el síntoma más común de este síndrome.
Síntomas oculares:
  • Ardor en los ojos
  • Sensación de que hay algo en el ojo
Síntomas de la boca y la garganta:
  • Dificultad para tragar o comer alimentos secos
  • Pérdida del sentido del gusto
  • Problemas para hablar
  • Saliva espesa o en hilos
  • Dolor o úlceras bucales
  • Deterioro de los dientes e inflamación de las encías
  • Ronquera
Otros síntomas pueden incluir:
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Cambio en el color de las manos o de los pies con la exposición al frío (trastorno de Raynaud)
  • Dolor articular o inflamación articular
  • Ganglios inflamados
  • Alergia en la piel
  • Adormecimiento y dolor debido a la neuropatía
  • Tos y dificultad para respirar debido a la enfermedad pulmonar
  • Latidos cardíacos irregulares
  • Náuseas y acidez 
  • Resequedad vaginal o micción dolorosa

Pruebas y exámenes

Le realizarán un examen físico completo. Este revelará ojos y boca resecos. Pueden presentarse úlceras bucales , deterioro de los dientes e inflamación de las encías. Esto sucede debido a dicha resequedad de la boca. Su proveedor de atención médica examinará su boca para buscar una infección micótica (Cándida). Puede tener alergia en la piel, el examen pulmonar puede ser anormal, le harán un tacto abdominal para detectar agrandamiento del hígado. Le examinarán las articulaciones para buscar artritis. El examen de los nervios mostrará deficiencias.
Le pueden hacer los siguientes exámenes:
  • Química sanguínea completa con enzimas hepáticas
  • Conteo sanguíneo completo con diferencial
  • Análisis de orina
  • Examen de anticuerpos antinucleares (AAN)
  • Anticuerpos anti-Ro/SSA y anti-La/SSB
  • Factor reumatoideo (posible)
  • Prueba de crioglobulinas
  • Niveles de complementos
  • Electroforesis de proteínas
  • Prueba de hepatitis C y VIH (si hay riesgo)
  • Prueba de tiroides
  • Examen de Schirmer de la producción de lágrimas
  • Imagen de la glándula salivar: por medio de ultrasonido o resonancia magnética
  • Biopsia de glándulas salivales
  • Biopsia de la piel si se presenta alergia cutánea
  • Examen de los ojos realizado por un oftalmólogo
  • Radiografía del tórax

Tratamiento

El objetivo es aliviar los síntomas.
  • La resequedad en los ojos se puede tratar con lágrimas artificiales, ungüentos lubricantes para los ojos o ciclosporina líquida.
  • Si existe una infección por cándida, se puede tratar con preparaciones de nistatina o miconazol libre de azúcar.
  • Se pueden colocar tapones diminutos en los conductos de drenaje de las lágrimas para ayudar a que estas permanezcan sobre la superficie del ojo.
Los fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARD, por sus siglas en inglés) similares a los usados para la AR pueden mejorar los síntomas del síndrome de Sjögren. Incluyen inhibidores del factor de necrosis tumoral (FNT).
Algunas medidas que puede tomar para aliviar los síntomas incluyen:
  • Tomar sorbos de agua a lo largo del día.
  • Masticar goma de mascar sin azúcar.
  • Evitar los medicamentos que puedan causar resequedad en la boca, como los antihistamínicos y los descongestionantes.
  • Evitar el alcohol.
Hable con el odontólogo acerca de:
  • Enjuagues bucales para reponer minerales en los dientes
  • Sustitutos de la saliva
  • Fármacos que les ayuden a las glándulas salivales a producir más saliva
Para prevenir las caries dentales causadas por la resequedad de la boca:
  • Cepíllese los dientes y use seda dental con frecuencia.
  • Visite al odontólogo para que le realice chequeos y limpiezas regulares.

Expectativas (pronóstico)

La enfermedad a menudo no es potencialmente mortal y el pronóstico depende de qué otras enfermedades tenga usted.
Existe un aumento del riesgo de linfoma  y muerte prematura cuando este síndrome ha estado muy activo por mucho tiempo, así como en personas con vasculitis, nivel bajo de complementos y crioglobulinas.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:
  • Daño ocular
  • Caries dentales
  • Insuficiencia renal (poco frecuente)
  • Linfoma
  • Enfermedades pulmonares
  • Vasculitis (poco frecuente)
  • Neuropatía
  • Inflamación de la vesícula

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si presenta síntomas del síndrome de Sjögren. 

Nombres alternativos

Xerostomía - Síndrome de Sjögren; Queratoconjuntivitis seca - Síndrome de Sjögren; Síndrome seco (o de las mucosas secas) 

Amarantha Vázquez
facebook-domain-verification=aqwcdfa5po9iw5lw0r7q83he5kmkq6