El Día Después | Manifiesto



  1. La paz y la intolerancia no son un sueño. Deben ser una realidad.
  2. No al racismo ni al clasismo. No a un país que excluya a las
    personas con discapacidad. Todas y todos somos iguales y así debemos
    tratarnos. El otro no es mi enemigo, es mi complemento.
  3. Ejerzo una actitud crítica hacia nuestros gobernantes, independientemente de mi afiliación política y la de ellos.
  4. La corrupción mata, violenta y divide. No la tolero y denuncio a quienes la practican.
  5. La pobreza es una forma de violencia. Me comprometo a ayudar a
    combatir la desigualdad en todas sus formas, en todos los espacios.
  6. Debo escuchar a los pueblos indígenas y asegurarme que sus decisiones y autonomías sean respetadas.
  7. La igualdad de género es una condición fundamental para una sociedad
    justa. Lucho por una igualdad social, económica y de oportunidades para
    las mujeres. Repruebo cualquier violencia en contra de ellas.
  8. Respeto la identidad de género y la orientación sexual de cada persona. Todas y todos debemos disfrutar de los mismos derechos.
  9. Me solidarizo con los migrantes indocumentados. Defiendo los
    derechos de mis pisanos del otro lado de la frontera de la misma forma
    que defiendo y acojo a aquellos que migran a México  o a través de
    México.
  10. Apoyo la educación, la cultura, la ciencia y las artes como los
    pilares sobre los cuales se construya cualquier proyecto de país.
  11. Respeto al medio ambiente es el respeto a mí mismo.
  12. Defiendo la libertad de expresión en todas sus formas. La libertad es un derecho que construyo y que exijo.

Amarantha Vázquez sábado, 30 de junio de 2018
FORMATOS DE LOS REPORTES DE EVALUACIÓN DE TODOS LOS NIVELES EDUCATIVOS (PDF)

 REPORTES DE EVALUACIÓN 2017-2018
1.Reporte de Evaluación de 1er Grado de Educación Preescolar (PDF)
2.Reporte de Evaluación de 2° Grado de Educación Preescolar (PDF)
3.Reporte de Evaluación 3er Grado de Educación Preescolar (PDF)
4.Reporte de Evaluación 1er Grado de Educación Primaria (PDF)
5.Reporte de Evaluación 2° Grado de Educación Primaria (PDF)
6.Reporte de Evaluación 3er Grado de Educación Primaria (PDF)
7.Reporte de Evaluación 4° Grado de Educación Primaria (PDF)
8.Reporte de Evaluación 5° Grado de Educación Primaria (PDF)
9.Reporte de Evaluación 6° Grado de Educación Primaria (PDF)
10.Reporte de Evaluación de 1er Grado de Educación Primaria Indígena (PDF)
11.Reporte de Evaluación de 2° Grado de Educación Primaria Indígena (PDF)
12.Reporte de Evaluación de 3er Grado de Educación Primaria Indígena (PDF)
13.Reporte de Evaluación de 4° Grado de Educación Primaria Indígena (PDF)
14.Reporte de Evaluación de 5° Grado de Educación Primaria Indígena (PDF)
15.Reporte de Evaluación de 6° Grado de Educación Primaria Indígena (PDF)
16.Reporte de Evaluación de 1er Grado de Educación Secundaria (PDF)
17.Reporte de Evaluación de 2° Grado de Educación Secundaria (PDF)
18.Reporte de Evaluación de 3er Grado de Educación Secundaria (PDF)


Amarantha Vázquez miércoles, 27 de junio de 2018
10 SUGERENCIAS PARA PROMOVER LA CREATIVIDAD EN NUESTROS ALUMNOS



Decía Albert Einstein: "El regalo de la fantasía y la esperanza ha significado mucho más para mí que la capacidad de absorber y retener conocimiento."

Esta frase me ha hecho reflexionar y plantearme varias preguntas:
- ¿Estamos creando las circunstancias adecuadas para que la creatividad de nuestros alumnos salga a la luz?
- En muchas ocasiones, ¿es verdad que nos dedicamos a imponer actividades que consideramos que los niños necesitan?
- ¿Qué enseñanza estamos priorizando en el sistema educativo?
- ¿Potenciamos el talento de nuestros alumnos?

Estos interrogantes suponen el primer paso para llegar a valorar y desarrollar el talento y la creatividad de nuestro alumnado. No podemos conformarnos con mirar a nuestros alumnos, tenemos que verlos. Ver qué les inspira, qué les llama la atención, qué se les da bien, qué les entusiasma, cuáles son sus miedos o temores. Si los vemos los comprenderemos, los aceptaremos y los conoceremos de verdad.

Estamos en la era del talento, la era que nos exige innovar, crear, ser diferentes... Y tenemos que preparar a nuestros alumnos para ella teniendo muy claro que la innovación siempre está a expensas de la creatividad permitida.

Con todo esto mi pregunta final es: ¿Qué se puede hacer en los centros educativos para promover la creatividad de los alumnos? 
La respuesta la dejo en el cartel de abajo. Puedes descargarlo en PDF en el siguiente enlace 10 sugerencias para promover la creatividad en nuestros alumnos.


Fuente:MANU VELASCO RODRÍGUEZ 8 DE MARZO 2015

Amarantha Vázquez
Dos juegos y ejercicios para ayudar a un niño con autismo son

  • Jugar con las letras: Una gran parte de los niños con autismo tiene dificultades en el lenguaje. A menudo, desarrollan un vocabulario pobre y estructuras gramaticales incorrectas que les impide comunicarse con facilidad. Asimismo, tienen problemas para comprender el lenguaje de los demás por lo que son incapaces de entender preguntas, instrucciones y bromas simples. Por ejemplo: recortar letras en un cartón y que el niño tenga que hacer varias palabras con ellas.
  • Jugar con números: Muchos niños con autismo experimentan una gran fascinación por los números, a pesar que a menudo son incapaces de comprender la lógica de los cálculos. Aún así, les encanta alinear o jugar siempre con la misma cantidad de objetos. Por ejemplo: puedes encontrar algunos lápices, botones, pelotas o incluso calcetines y varias cajas acorde a estos tamaños. Cuando tengas todo, siéntate a jugar con el niño y pídele que ponga en cada caja un número determinado de objetos dependiendo de su forma, color o clase.

Amarantha Vázquez domingo, 24 de junio de 2018
Una nueva educación es necesaria y posible (Neuroeducación)


 
 

1. Las experiencias cambian nuestro cerebro durante toda la vida
Nuestro sistema nervioso tiene la capacidad de modificarse y ajustarse a los cambios. Esta propiedad intrínseca del sistema nervioso, conocida como neuroplasticidad, y que permite formar nuevas conexiones neuronales y fortalecer o debilitar otras ya existentes, es la responsable de que el cerebro esté remodelándose y adaptándose continuamente a partir de las experiencias que vivimos, y de que podamos aprender durante toda la vida. En este proceso resulta imprescindible ir vinculando la nueva información con los conocimientos previos del alumnado para ir consolidando las memorias (algo especialmente relevante durante el sueño; Groch, 2017) y fomentar la necesaria mentalidad de crecimiento, tanto en la escuela como en la familia. Qué perjudiciales resultan las etiquetas o estereotipos que chocan con lo que sabemos hoy día sobre nuestro cerebro plástico y que dañan gravemente las creencias del estudiante sobre su propia capacidad.






2. El cerebro no finaliza su maduración hasta pasada la adolescencia
Los estudios con neuroimágenes de los últimos años han revelado que durante la adolescencia se produce una gran reorganización de las redes neurales, lo cual conduce a un funcionamiento cerebral diferente del que se da en la infancia o en la vida adulta. El cerebro del adolescente no es el cerebro envejecido de un niño ni el de un adulto en proceso de formación; simplemente, opera de forma singular. Conocer el desarrollo del cerebro en esta etapa de la vida nos permitirá distinguir mejor las conductas típicas de la adolescencia de las asociadas a muchas enfermedades mentales que aparecen a estas edades, como el trastorno de ansiedad, la depresión o la esquizofrenia. Y este periodo, en el cual el cerebro es tremendamente plástico, constituye una oportunidad fantástica para el aprendizaje, el desarrollo de la creatividad y el crecimiento personal del alumnado (Blakemore, 2018). Desde la perspectiva educativa más no es mejor. Y la genética condiciona, no determina. La educación debería potenciar nuestras características genéticas y ayudarnos a aprender con todo nuestro potencial.




 3. Aprendemos todos de manera diferente.Como cada una de nuestras experiencias tiene un impacto singular, la plasticidad hace que nos podamos liberar de los determinismos genéticos y que cada cerebro sea único. Además, el ritmo de aprendizaje y de maduración cerebral es singular, más allá de ciertos patrones de activación similares (Giedd et al., 2015). En la práctica, constituye una auténtica necesidad educativa y social que puedan aprender juntos estudiantes totalmente diferentes, porque eso es lo que ocurre en la vida cotidiana.

En las aulas que intentan atender la diversidad se crean nuevos espacios de aprendizaje, se priorizan los ritmos de aprendizaje de los estudiantes por encima de los calendarios escolares, se coopera —a todos los niveles—, se aprende de forma activa y se fomenta la autonomía del alumnado al hacer que se responsabilice de su trabajo. No es una clase convencional que incorpora alumnos con necesidades específicas o con discapacidades, sino una clase en la que conviven y aprenden personas diferentes, sean cuales sean sus diferencias, sin excepción. Cuando se acepta la diversidad en el aula, se reconocen y aprovechan los puntos en común y las diferencias y se asume con naturalidad que podemos desenvolvernos bien en algunas materias y no tanto en otras.



4. Sin atención no hay aprendizaje
La atención nos permite seleccionar los estímulos a los que queremos dar prioridad, controlar nuestras acciones y, además, requiere un nivel adecuado de activación. Pero, ante todo, la atención es un recurso muy limitado que es imprescindible para que se dé el aprendizaje, por lo que puede resultar útil fraccionar el tiempo dedicado a la clase en bloques con los respectivos parones. En la práctica, queremos que el nivel de activación del estudiante sea el adecuado. Los extremos son perjudiciales, tanto el defecto (dormidos), como el exceso (ansiosos o sobreestimulados). De entre las diferentes redes atencionales que han identificado los estudios con neuroimágenes, existe una especialmente importante: la red de control o atención ejecutiva. El ejercicio, los entornos naturales y ciertas técnicas de meditación pueden ayudar a mejorar el desempeño y la concentración de los estudiantes durante las tareas posteriores (Posner et al., 2015).



5. Es clave cooperar, dialogar y compartir para aprender
Es evidente que nuestro cerebro está tremendamente comprometido con las cuestiones sociales, porque no cesamos de pensar en ellas en ningún momento del día. Las experiencias cotidianas nos permiten interactuar y conectarnos con los demás a través de las expresiones faciales, la mirada o el contacto físico. Y esta parece ser la razón que nos hizo únicos a los seres humanos.


Una estrategia muy útil en el aula (ver video inicial) cuando los docentes somos incapaces de explicar de forma adecuada a un alumno un determinado concepto consiste en pedir a un compañero suyo, que sí que lo ha entendido, que se lo explique. En muchas ocasiones, el alumno que acaba de aprender algo conoce las dificultades que ha tenido para hacerlo mejor incluso que el propio profesor, al cual le puede parecer obvio lo que aprendió hace mucho tiempo. Esta situación en la que los alumnos se convierten en profesores de otros —tutoría entre iguales— beneficia el aprendizaje de todos ellos (Smith et al., 2009). Y es que desde el nacimiento estamos programados para aprender a través de la imitación y la interacción. Nuestro cerebro es social.



6. Desarrollar las funciones ejecutivas en el aula
Estas funciones tan importantes para la vida cotidiana están vinculadas al proceso madurativo de la corteza prefrontal y resultan imprescindibles para el éxito académico y el bienestar personal del estudiante. Las funciones ejecutivas que la gran mayoría de investigadores considera como básicas son el control inhibitorio, la memoria de trabajo y la flexibilidad cognitiva, las cuales permiten desarrollar otras funciones complejas como el razonamiento, la resolución de problemas y la planificación.


Existen diferentes formas de entrenar directamente las funciones ejecutivas, como puede ser a través de programas informáticos, de ejercicio físico, de educación emocional o promoviendo el bilingüismo en la infancia. Sin embargo, Adele Diamond, una de las pioneras en el campo de la neurociencia del desarrollo, sugiere que las intervenciones más beneficiosas son aquellas que trabajan las funciones ejecutivas de forma indirecta, incidiendo en lo que las perjudica —como el estrés, la soledad o una mala salud— y provocando mayor felicidad, vitalidad física y un sentido de pertenencia al grupo (Diamond y Ling, 2016). Seguramente, el entrenamiento puramente cognitivo no sea la forma idónea de mejorar la cognición. El éxito académico y personal requiere atender las necesidades sociales, emocionales y físicas de los niños. O si se quiere, nada mejor para facilitar un aprendizaje eficiente y real que promover la educación física, el juego, la educación artística y la educación socioemocional.



 7. La mirada, el vínculo y la expectativa del maestro condiciona el aprendizaje de los estudiantes
Hoy más que nunca el progreso requiere trabajar en equipo, saber comunicarse, empatizar, controlar los impulsos o establecer relaciones adecuadas. Para todo ello se necesita una buena educación emocional (en la que tiene que participar toda la comunidad, por supuesto), aquella que mediante un proceso continuo nos permite potenciar toda una serie de competencias emocionales y sociales básicas que no han de sustituir a las cognitivas, sino que las han de complementar. Si entendemos la educación como un proceso de aprendizaje para la vida, los programas de educación emocional resultan imprescindibles, porque contribuyen al bienestar personal y social. Y tienen una incidencia positiva sobre el rendimiento académico del alumnado (Durlak et al., 2011).


Cuando en el aula se respira un clima emocional positivo, el alumno se encuentra seguro porque sabe que se asume con naturalidad el error, se fomenta un aprendizaje activo en el que se sabe protagonista, se suministran retos adecuados y existen siempre expectativas positivas por parte del profesor hacia sus alumnos, con lo que se evitan esas etiquetas tan contraproducentes para el aprendizaje.




8. El movimiento es crítico para el desarrollo del cerebro y para la consolidación de la memoria
Podríamos decir que, desde una perspectiva evolutiva, el movimiento constituye una necesidad grabada en nuestros genes. En los últimos años la neurociencia ha revelado que el ejercicio regular puede modificar el entorno químico y neuronal que favorece el aprendizaje, es decir, los beneficios son también cognitivos (Donnelly et al., 2016).

La actividad física tiene un impacto positivo en el funcionamiento del hipocampo (imprescindible en la consolidación de la memoria), en la liberación de importantes neurotransmisores y en el desarrollo de las funciones ejecutivas.

Como ya sabían los clásicos (la enseñanza debe ser por la acción, mantenía John Dewey sin tener conocimientos de neurociencia) aprendemos mejor las cosas a través de la práctica y no a partir de la escucha abstracta. Podemos decir que los sistemas sensoriales y motores que gobiernan el cuerpo están enraizados en los procesos cognitivos que nos permiten aprender. O como le gusta decir a Giacomo Rizzolatti, el descubridor de las neuronas espejo, el cerebro que actúa es un cerebro que comprende. Y nada mejor para mantenernos activos que integrar el componente lúdico en el aprendizaje.

Una nueva educación es posible, efectivamente. Asumiendo siempre que el proceso de transformación parte de uno mismo. Para luego ir amplificando el mensaje evaluando con sentido crítico todo lo que se hace. Y para ello es necesario el conocimiento de las evidencias empíricas que provienen de las investigaciones científicas que irán vinculando, cada vez más y mejor, neurociencia y educación. Como dijo el gran Josechu (José Ramón Gamo): ¨Educamos para que la gente sea capaz de soñar utopías¨. Visualicemos el cambio y el sueño se irá convirtiendo en realidad. No hay excusas.

 


 

Publicado por Escuela con cerebro

Jesús C. Guillén
Referencias:
1. Blakemore S. J. (2018). Inventing Ourselves: The Secret Life of the Teenage Brain. London: Doubleday.
2. Diamond A., Ling D. S. (2016). Conclusions about interventions, programs, and approaches for improving executive functions that appear justified and those that, despite much hype, do not. Developmental Cognitive Neuroscience, 18, 34-48.
3. Donnelly J. E. et al. (2016). Physical activity, fitness, cognitive function, and academic achievement in children: A systematic review: American College of Sports Medicine Position Stand. Medicine and Science in Sports and Exercise, 48, 1197–1222.
4. Durlak, J.A. et al. (2011). The impact of enhancing students’ social and emotional learning: a meta-analysis of school-based universal interventions. Child Development, 82, 405-432.
5. Giedd J. N. et al. (2015). Child psychiatry branch of the National Institute of Mental Health longitudinal structural magnetic resonance imaging study of human brain development. Neuropsychopharmacology, 40(1), 43-49.
6. Groch S. et al. (2017). Prior knowledge is essential for the beneficial effect of targeted memory reactivation during sleep. Scientific Reports 7:39763.
7. Posner M. et al. (2015). Enhancing attention through training. Current Opinion in Behavioral Sciences, 4, 1-5.
8. Smith M. K. et al. (2009). Why peer discussion improves student performance on in-class concept questions. Science, 323, 122-124.

Amarantha Vázquez
Trump alista decreto para no separar a niños migrantes de sus padres

Las medidas de Trump enfrente el repudio local e internacional a raíz de videos, fotos y audios que exhiben las condiciones de los migrantes.

Amarantha Vázquez miércoles, 20 de junio de 2018
Ejercicios para estimular a un niño con síndrome de Down en casa


La mayoría de niños con síndrome de Down tienen más dificultades que el resto para aprender a coordinar sus movimientos, decir sus primeras palabras o asimilar conceptos.


Sin embargo, si los estimulamos adecuadamente desde pequeñitos, les ayudaremos a mejorar sus capacidades en el futuro.
Entre los 0 y 3 años, el cerebro de nuestro hijo se está desarrollando y por eso el trabajo que realicemos con ellos a esta edad va a determinar muchas de las habilidades que los niños tendrán cuando sean adultos. Si tienes un hijo con síndrome de Down te serán muy útiles estos ejercicios de estimulación que te proponemos. Son sencillos y los podéis realizar en casa: pasaréis un rato muy divertido juntos, y le ayudarás a desarrollar sus capacidades.

Ejercicios de psicomotricidad para niños con Síndrome de Down

De 1 a 2 años

Para niños de 1 a 2 años, te proponemos estas actividades:
  • Una vez que se mantenga en pie con apoyo ponle algún juguete u objeto que le llame la atención al otro lado del sofá para que deambule con apoyo.
  • Ofrécele andadores llamativos que sostengan bien el peso y no se escurran con facilidad.
  • De la mano deambula con él y colócale pelotas para que chute.
  • Jugad a hacer torres con cubos o a meter bolas en recipientes.
  • Dale ceras gordas para que garabatee y pintura de dedos. 

De 2 a 3 años

Si tu hijo tiene de 2 a 3 años, puedes probar con estas actividades:
  • Anímale a saltar subiéndose en elevaciones pequeñas.
  • Juega al balón con él para que reciba y te pase la bola. Con ello le ayudarás a mejorar su coordinación.
  • Jugad a hacer bolas y “salchichas” de plastilina o de arcilla.

Ejercicios para reforzar el lenguaje y el área cognitiva

En general, los niños con síndrome de Down son más lentos a la hora de procesar conceptos, y además tienen dificultades para articular bien los sonidos. Para reforzar su aprendizaje puedes plantear estos ejercicios: 

De 1 a 2 años

  • Podemos trabajar la atención con ejercicios manipulativos: meter piezas pequeñas en una botella, realizar encajables sencillos, colocar pinzas suaves de la ropa,…
  • Jugad con pintura de dedos o pintura de cara a colorear las partes del cuerpo frente al espejo.
  • Agrupad colores con fichas o piezas de construcción.
  • Cuéntale todo aquello que vais viendo por la calle, en el supermercado,...
  • Con cuentos y libros de ilustraciones pídele que señale.
  • Invítale siempre a que pida las cosas con palabras y no se acomode en los gestos. 

De 2 a 3 años

  • Jugad a escuchar y nombrar sonidos del ambiente: pájaros, coches, ambulancia, agua, perro, batidora,…
  • Juega a enumerar por categorías: alimentos, animales, partes del cuerpo,..
  • Clasificad piezas por formas y colores.
  • Para practicar las posiciones en el espacio, podéis jugar a “representarlas”, por ejemplo: “Vamos a ponernos debajo de la mesa”, ”Coloca el coche debajo de la silla”.
Hay que tener presente que los niños siempre aprenden a través del juego: si este no les divierte, se cansarán y no querrán repetirlo. Recuerda que tú transmites a tus hijos todo lo que sientes en cada momento: miedos, frustración, serenidad, admiración, afecto… Por eso, lo importante es disfrutar del día a día con ellos, respetar sus ritmos y sorprendernos de sus hazañas.
 Clara Dobladez Soriano es maestra de Educación Especial y especialista en logopedia en el centro EDUCO Córdoba.

Amarantha Vázquez domingo, 17 de junio de 2018
10 Actividades para Niños con Síndrome de Down


A continuación, presentamos actividades para niños con Síndrome de Down que pueden ayudarte a mejorar las habilidades de estos chicos.


¿Tienes algún alumno o hijo con Síndrome de Down y quieres desarrollar sus competencias? Existen muchos ejercicios de los que pueden beneficiarse que le ayudarán a desarrollar habilidades necesarias para su día a día.
No sólo es recomendable que realicen actividades de aquellas habilidades que tienen totalmente adquiridas, sino también de otras en las que presenten problemas con el fin de mejorarlas para llegar a alcanzar su potencial individual.

Actividades para mejorar la atención
Tener una buena atención es indispensable para llegar en un futuro a tener una completa autonomía y poder realizar las actividades que se quieran sin ayuda de otra persona. Esto puede ser algo muy importante para cualquier persona, pero es determinante para aquellas que tienen alguna discapacidad.
A continuación, os presentamos dos ejercicios que pueden ayudarte a fomentar la atención en niños con Síndrome de Down:

1. Cuéntame un cuento

Procedimiento: Una de las actividades que puedes realizar si quieres mejorar la atención de los niños es contarles un cuento y a continuación hacerles preguntas sobre sus protagonistas y lo que ha ocurrido.
Para ello, tienes que elegir un cuento que les guste y les cree curiosidad. Normalmente, las fábulas suelen ser más divertidas y pueden además, aprender de sus moralejas.
Una vez que el profesor ha terminado de contar el cuento o la fábula. Tiene que hacer preguntas a los niños para corroborar que se han enterado y que han comprendido la historia. Por ello, preguntas tales como: ¿Quién es el protagonista?, ¿Cómo se llama?, ¿Qué le ha ocurrido? nos ayudarán a saber el grado de comprensión.
Material: Cuentos y fábulas. Aquí puedes encontrar más de 20 fábulas cortas para niños.
Consejos: El profesor mientras está contando el cuento tiene que asumir los roles de los personajes e ir cambiando la voz, con el fin de hacer más entretenida la actividad y despertar la curiosidad en los niños. Dependiendo del nivel académico y de comprensión que tengan los niños, se irán además intercalando preguntas relevantes.

2. ¡Somos músicos!

Procedimiento: La música puede ayudar a los niños con Síndrome de Down a desarrollar y mejorar su atención. Una de las formas más divertidas de trabajarla es escuchando canciones. Los niños mientras la escuchan tienen que hacer diferentes ejercicios, como por ejemplo: dar palmas siguiendo el ritmo, dar saltos, mover las manos hacia arriba etc.
Lo ideal es poner diferentes estilos de música donde los ritmos sean diferentes para irlos intercalando. Este tipo de ejercicio también se puede realizar con instrumentos de percusión como el triángulo o el tambor. La idea sería la misma, que al ritmo de la música los toquen.
La distribución que yo siempre he utilizado para realizar esta actividad, es que los niños se coloquen en círculo, ya que así podrán moverse y seguir el ritmo de la música más cómodamente. Si alguno de ellos falla, quedará eliminado y ayudará a sus compañeros a realizar la actividad.
Material: Instrumentos musicales, en el caso de que se prefiera realizar la actividad de este modo.
Consejos: Para que la actividad sea más dinámica, es aconsejable que se intercalen los diferentes tipos de canciones comenzando por las que presentan un ritmo lento y terminando con aquellas que son más movidas. De esta forma, se irá aumentando el nivel de dificultad.

Actividades para mejorar la psicomotricidad fina y gruesa

Los niños con Síndrome de Down necesitan realizar actividades de psicomotricidad fina y gruesa para fortalecer los músculos de los dedos y de las manos y así poder realizar todo tipo de movimientos con éstas para aumentar su autonomía. A continuación os presentamos varios ejercicios que podéis utilizar:

3. ¿Cuál es su forma?

Procedimiento: esta actividad suele ser muy sencilla y ayuda a que los niños cojan los materiales adecuadamente y tengan que hacer fuerza con éste, justo lo que estamos buscando. Con un punzón, tienen que puntear el contorno de diferentes fichas de dibujos que previamente hemos preparado, da igual el tipo de dibujos que sean. Yo normalmente utilizo los típicos que vienen en los cuadernillos de colorear.
La idea es que tengan que seguir la línea del contorno del dibujo sin salirse y puntearlo según les vayas diciendo (dejando más distancia o menos entre punto y punto). Una vez que todos han punteado el contorno, tienen que decirnos qué forma tienen los objetos que aparecen o incluso si son animales o personas que ropa llevan puesta.
Materiales: Para realizar esta actividad, será necesario utilizar punzones, corcho y los dibujos que tienen que puntear.
Distribución: Es recomendable que para tener la clase controlada en esta actividad, coloques a los niños en una mesa grande de forma que puedas ir supervisando sus movimientos.
Consejos: Si es la primera vez que cogen un punzón, tendremos que explicarles cómo debe de cogerse y utilizarse con el fin de que no se hagan daño con la punta. Por otro lado, también tendremos que mostrárselo ya que en la mayoría de ocasiones explicarle el funcionamiento no es suficiente.
Al principio de la actividad, van a correr muchísimo punteando sin tener un orden de trabajo, por lo que es indispensable que le mostremos que tienen que ir poco a poco y comenzar por alguna parte del dibujo.

4. Cortamos filas para hacer bolitas

Procedimiento: Otra de las actividades que podemos realizar para mejorar la psicomotricidad de nuestros alumnos es cortar papeles de periódico de forma horizontal siguiendo unas líneas que previamente hemos pintando en ellos.
Esto les permitirá aprender cómo se cogen las tijeras y para qué se utilizan. Además, también podrán seguir las líneas que previamente les hemos marcado con un rotulador mejorando su atención y la coordinación.
Una vez que han recortado todos los papeles de periódico, tienen que ir tira por tira haciendo bolas de diferente tamaño. Esto les permitirá incorporar nuevos movimientos a sus dedos y muñecas así como desarrollar su motricidad fina correctamente.
Posteriormente, estas bolitas de papel se pueden utilizar para decorar dibujos y así realizar otra actividad para trabajar la psicomotricidad fina.
Materiales: papel de periódico, tijeras, rotulador y pegamento.
Consejos: Al igual que en el manejo del punzón, tenemos que explicarles la correcta utilización de las tijeras para que no se hagan daño. La buena distribución del espacio nos permitirá controlar los movimientos en todo momento.

5. ¿Cuántos objetos hay en la bolsa?

Procedimiento: Se dividirán a los niños en varios grupos. A continuación, se le repartirán bolsas con objetos de diferentes tamaños que tienen que ir sacando y colocando en una mesa mientras los van contando.
El grupo que termine antes de contar y sacar los objetos será el ganador, por lo que sus miembros podrán elegir uno de esos juguetes u objetos para jugar con él en el recreo.
Materiales: Los materiales necesarios para esta actividad pueden ser objetos de clase o juguetes. Lo importante es que sean de diferentes tamaños con el fin de trabajar la motricidad.
Consejos: Para vigilar el tiempo y que exista igualdad de condiciones, el profesorado deberá de acompañar esta actividad con canciones. Por otro lado, también sería recomendable que divida a los niños en grupos mixtos y con diferentes niveles cognitivos para que puedan ayudarse los unos a los otros durante la actividad.

6. Pasa la pelota por el aro

Procedimiento: Otra de las actividades que suelo realizar para trabajar la psicomotricidad gruesa es la de “pasa la pelota por el aro”. Los niños se tienen que colocar en dos filas y uno a uno tienen que ir cogiendo una de las pelotas que a priori se han colocado en la pared e ir encestándolas por su correspondiente aro (las pelotas van a tener el mismo color que el aro por el que hay que pasarlas).
De esta forma, también estamos trabajando de forma transversal los colores y la actividad se hace más divertida.
Materiales: aros y pelotas de diferente tamaño y color.
Consejos: El profesor tiene que ir cambiando de sitio las pelotas y los aros, asegurándose de que la posición que puedan tener no de pistas sobre qué pelota es la pareja de cada aro. Lo único a través de lo que se puede saber es por su color.

Actividades para reforzar el lenguaje

El lenguaje es una habilidad importante que tienen que desarrollar adecuadamente las personas con Síndrome de Down si quieren llegar a desarrollar su autonomía adecuadamente. Por ello, realizar actividades que impliquen la utilización del lenguaje es indispensable. A continuación, os mostramos dos actividades:

7. ¡Somos actores!

Procedimiento: Para trabajar el lenguaje, una de las actividades que se pueden realizar son pequeños teatros en los que cada alumno tenga un papel y digan pequeñas frases. Estas pequeñas historias tienen que ser de la vida diaria, para que les resulte más fácil de interpretar.
Algunos ejemplos pueden ser: Una pequeña charla con su amiga sobre su novio, la ropa que han comprado etc. Lo recomendable es que realicen esta actividad por parejas, ya que les cuesta menos hacerlo de esta forma. Sin embargo, si tus alumnos son capaces de hacer intervenciones en grupos también lo puedes hacer así.
Materiales: Para realizar esta actividad no van a ser necesarios materiales, tan solo el guión de la interpretación de cada niño.
Consejos: El profesor tiene que estar atento y resolver las dudas que vayan surgiendo. Al principio, puede que no sean capaces de respetar el orden de turno y que incluso pisen la intervención del compañero, ya que en algunas ocasiones pueden llegar a ser muy impulsivos. Por ello, con esta actividad serán capaces de aprender a comunicarse adecuadamente.

8. ¿Qué hicimos ayer?

Procedimiento: Otras de las actividades que suelo utilizar cuando quiero trabajar el área del lenguaje es la que vamos a explicar a continuación. Desde mi punto de vista, es una actividad que les suele gustar mucho y que además fomenta el compañerismo dentro de clase.
Los alumnos uno por uno, tienen que contar lo que hicieron después del colegio en el día anterior de forma detallada. De esta forma, tienen que pensar en lo que tienen que contar y estructurarlo de forma ordenada.
Material: Para realizar esta actividad no será necesario ningún material.
Consejos: El profesor tiene que escuchar de forma detenida lo que cuentan sus alumnos por si en algún momento, éstos no saben cómo continuar o como expresar alguna actividad.
En ocasiones, es recomendable que se den unas sencillas pautas de cómo se debe de contar a los compañeros las actividades que realizaron en el día anterior. Esto les permitirá tener una idea sobre cómo deben de hacerlo.

Actividades para desarrollar la autonomía

Para desarrollar la autonomía de las personas con Síndrome de Down podemos realizar diferentes juegos con los que pueden practicar entre ellos, la moneda. Por otro lado, también sería conveniente que les diéramos la oportunidad de ser responsables de algunas actividades que realizamos habitualmente tanto en casa como en la escuela.
A continuación os mostramos algunas actividades que pueden ayudarles a desarrollar su autonomía:

9. Vamos al mercado

Procedimiento: En el aula podemos simular muchas situaciones cotidianas que permitirán al niño mejorar su autonomía y saber cómo actuar en cada momento. Uno de los ejercicios que podemos realizar con este fin es simular que van a comprar comida al mercado.
Para ello, tenemos que dividir a los niños por parejas donde uno de ellos hará de vendedor y el otro de comprador. A continuación, tienen que actuar basándose en lo que ellos harían desde que entran por la puerta del supermercado o de la tienda hasta que van a comprar.
De esta forma, podemos ver exactamente como lo harían y cómo se dirigirían al vendedor y viceversa.
Materiales: Para realizar esta actividad será necesario algunos juguetes, éstos van a ser lo que verdaderamente nuestros alumnos van a comprar. En el caso de que simulemos la compra en una frutería, sería recomendable que los juguetes fueran frutas.
Consejos: El profesor deberá de mediar en todo momento la actividad, ya que al principio se dirigirán al frutero de cualquier forma y no respetarán las pautas de comunicación de forma real.
Por ello, previamente se le tendrán que explicar cómo deben de comunicarse de forma educada así como las posibles frases que tienen que decir en cada momento. Por ejemplo: al llegar a un sitio se dice buenos días, si quieres comprar algo antes tienes que preguntar ¿podría ponerme un kilo de plátanos? Etc.

10. ¿Cuánto vale?

El manejo del euro también es algo muy importante para desarrollar la autonomía de las personas con Síndrome de Down por ello, también tenemos que realizar ejercicios de este tipo.
Procedimiento: Una buena forma de que aprendan el uso de las monedas y billetes de euro, es presentarles problemas reales de la vida cotidiana cuanto más diario sean más fácil será para ellos interiorizar el manejo. Un claro ejemplo podría ser escribir en la pizarra un problema matemático como el siguiente:
Luisa quiere comprar un pantalón y una camisa. El pantalón cuesta 10 euros y la camisa 6. Si tiene 20 euros, ¿Puede comprárselos?, ¿Cuánto le sobra?, ¿Cuánto cuestan las dos cosas en total?.
Para que les sea más fácil realizar esta actividad, se les facilitará dinero con aspecto real en forma de billetes y monedas. Esto les suele ser muy útil ya que les cuesta imaginarse el valor de las monedas.
Materiales: monedas y billetes de euro que simulen al real, papel, lápiz y goma de borrar.
Consejos: Para poder realizar este ejercicio, tienen que tener unas nociones básicas del valor que tiene cada moneda. Por ello, puedes ir intercalando este ejercicio con explicaciones fáciles y breves comenzando por las monedas de menor valor hasta terminar por las que tienen más al igual que con los billetes.
Una vez que les has explicado los valores, puedes ayudar a que integren ese nuevo conocimiento realizando problemas como éstos y adaptando sus cantidades.
Y tú, ¿Qué otras actividades conoces para niños con Síndrome de Down?

Amarantha Vázquez
facebook-domain-verification=aqwcdfa5po9iw5lw0r7q83he5kmkq6