NO HAY EXCUSAS. LECCIONES DE 20 ESCUELAS DE ESCASOS RECURSOS Y ALTO RENDIMIENTO.

“No hay excusas” (“No Excuses”) es un proyecto nacional organizada por The Heritage Foundation con el objeto de lograr que la opinión pública ejerza mayor presión para que las personas de escasos recursos reciban una mejor educación. El proyecto “No hay excusas” reúne a liberales, centristas y conservadores con un mismo objetivo: que los niños de cualquier raza, grupo étnico y nivel de recursos alcancen buenos resultados en los colegios. Quienes participamos en el proyecto “No hay excusas” podemos tener diferentes opiniones sobre el sistema de vales (“vouchers”), la función del Estado en la educación y otras cuestiones políticas. Pero estamos de acuerdo en un punto fundamental: no hay excusas para el fracaso académico de la mayoría de las escuelas públicas a las que van los niños en situación de pobreza. Todos los niños pueden aprender. Cientos de escuelas públicas, privadas y religiosas en las que se educa a niños de bajos recursos económicos pueden demostrarlo. Ayúdennos a destacar el éxito de estos establecimientos y únanse a nosotros para exigir que las escuelas marcadas por el fracaso sigan este ejemplo. No hay excusas.

DESCARGA AQUÍ



Publicidad

Termina publicidad

Amarantha Vázquez viernes, 24 de febrero de 2017
Educar en la diversidad, material de formación docente. PDF.

Da clic en la portada para descargar el PDF


DESCARGAR AQUÍ


Publicidad


Termina publicidad

Amarantha Vázquez
Libro: Ni más ni menos, la discapacidad explicada a los niños y las niñas.

Descarga el libro dando clic en la portada o en el enlace.

Descarga aquí 

Powered by google



Amarantha Vázquez
Educación, desigualdad y opciones de política en América Latina en el siglo XXI. Fernando Reiners Arias

Amarantha Vázquez
Estrategias para establecer normas e instrucciones (TDAH)


NORMAS
 Establecer pocas normas, breves, claras y concisas (si posible, de manera consensuada con el alumnado para consolidar la corresponsabilidad).
 Comunicar las normas, límites y consecuencias al alumnado: turno de palabra, silencio, respeto, levantarse con permiso, no insultar/agredir, etc.
 El niño/a debe conocer las consecuencias si se incumplen las normas.
 Exponer la normativa en un lugar visible y de fácil acceso (mural o corcho).
 Aplicar inmediatamente las consecuencias al incumplir las normas (sanción).
 Si es un alumno/a de la etapa preescolar, no sucumbir a sus berrinches. Cuidar de que no se haga daño o lastime a los demás.
 Mejores resultados utilizando el refuerzo positivo antes que el castigo. Aplicar consecuencias educativas (p.ej., si ensucia, debe limpiar) y no tanto punitivas.
 El castigo enseña QUÉ NO se debe hacer, pero no enseña la conducta apropiada.
 El castigo no mejora las dificultades del TDAH.
 Aplicar consecuencias proporcionadas a la falta cometida.
 No castigar sin recreo ni bajando la nota académica.
 Mejor que la expulsión, enseñar a reconducir su conducta con alternativas para expresar sus sentimientos (habilidades sociales, técnicas de relajación, etc.).




INSTRUCCIONES (tareas, exámenes, trabajos, etc.)

  •  Mantener contacto visual con el niño/a al dar las instrucciones. Asegurarnos de que comprendido la indicación, solicitando que nos repita lo que le hemos pedido.
  •  No dar órdenes múltiples: las indicaciones serán breves, claras y de una en una.
  •  Si es necesario, repetiremos las instrucciones hasta su comprensión.
  •  Fomentar la confianza necesaria para que el niño/a nos pida ayuda si lorequiere.
  •  Es habitual que necesite nuestra ayuda con más frecuencia que el resto de alumnos/as de su edad y desarrollo. Su aprendizaje es más lento. Según aprenda la rutina, ir retirando la ayuda gradualmente (alertas ante los retrocesos)
  •  Dar las instrucciones de manera multisensorial: oral y escrita.
  •  Entrenar en el uso de autoinstrucciones.

Amarantha Vázquez
Estrategias para el aula (Alumnos con TDAH)


UBICACIÓN DEL ALUMNO/A EN EL AULA
 Ubicar al alumno/a en un pupitre que le permita al profesor/a el contacto visual.
 Lejos de distractores (imágenes, murales, ventanas, etc.).
 Acordar con el alumno/a señales privadas para reconducir su atención o reforzar su conducta adecuada.
 Al lado de compañeros/as de comportamiento tranquilo y estructurado.
 Permitir la movilidad con una excusa útil (acercarse a enseñarnos la tarea cuando la finalice, hacer algún recado, repartir material, borrar la pizarra, etc.).
 Si el cansancio y la inquietud en el alumno/a es creciente, realizar un breve ejercicio de respiraciones profundas y/o relajación, para toda la clase.


CLIMA EN EL AULA
 La actitud del profesor/a determina la dinámica del aula.
 Hablar de manera tranquila en un tono adecuado, si observamos inquietud en el alumno/a.
 Ser pacientes.
 Las dificultades del alumno tienen una causa neurobiológica, en la mayoría de las situaciones.
 No buscar culpables, buscar soluciones.
 Actitud de respeto mutuo, asertivo y que potencie la autoestima.
 Aunque requieren supervisión y adaptaciones, el TDAH no exime del cumplimiento de las responsabilidades. Aplicar las consecuencias recomendadas.
 Creer en el alumno/a: programar situaciones en las que pueda tener éxito.
 Captar su atención: variando el tono de voz, gesticulando, dramatizando, etc.
 Mejor captar la atención con actividades motivadoras y novedosas que controlar la disciplina de la clase.

Amarantha Vázquez
Estrategias para regular la conducta impulsiva (TDAH)



 Establecer reglas claras y consistentes. Comprobar que las conoce y las
entiende.
 Aliente y refuerce la obediencia y el respeto.
 Cambiar las conductas incorrectas de una en una. Ignorar el resto, las menos importantes, si no interfieren el desarrollo de la clase (evitamos regañarle continuamente).
 Establecer objetivos realistas y ajustados a las características del alumno/a.
 Aplicar sistemáticamente las diferentes técnicas de modificación de conducta.
 Reconocer la mínima mejora en su conducta. Reforzar inmediatamente el esfuerzo y la conducta adecuada.
 Utilizar la atención del docente, el elogio público y las notas positivas en la agenda, por ejemplo, como refuerzo, inmediato y frecuente. Usar la inatención del docente para extinguir conductas inadecuadas.
 Evitar las críticas, los sermones, el menosprecio y las etiquetas.


 Manifestar nuestros estados de incomodidad, desagrado o fatiga, de manera asertiva, sin criticar, ni etiquetar o despreciar.
 Mejores resultados utilizando el refuerzo positivo antes que el castigo. Aplicar consecuencias educativas (p.ej., si ensucia, debe limpiar) y no tanto punitivas.
 El castigo enseña QUÉ NO se debe hacer, pero no enseña la conducta apropiada. El castigo no mejora las dificultades del TDAH.
 Aplicar consecuencias proporcionadas a la falta cometida.
 No castigar sin recreo ni bajando la nota académica.
 Mejor que la expulsión, enseñar a reconducir su conducta con alternativas para expresar sus sentimientos (habilidades sociales, técnicas de relajación, etc.).
 Anticipar y supervisar situaciones de riesgo y las transiciones (esperas en la fila, recreo, etc.).
 No miden el peligro. Evitar riesgos innecesarios como juegos o juguetes peligrosos.
 Fomentar la espera del turno y atenderle sólo cuando espere o levante la mano para contestar.
 Pactar con el alumno contratos de conducta consensuados, con recompensas que le motiven y consecuencias acordadas (compromiso).
 Programar actividades en las que pueda destacar u obtener éxito y reconocérselas en público, para que empiece a motivarse y verse capaz.


(Documento: Técnica de la tortuga)

Amarantha Vázquez
Cuaderno de Concienciación Fonológica


Las personas con frecuencia piensan que leer empieza por aprender a pronunciar las letras. Sin embargo, la mayoría de los niños pequeños se preparan para leer mucho antes de que aprenden que las letras corresponden a sonidos. En realidad, la lectura empieza cuando los niños sintonizan los sonidos de las palabras habladas. Aquí es donde la conciencia fonológica participa.

La conciencia fonológica es una habilidad que permite a los niños reconocer y usar los sonidos del lenguaje hablado. En preescolar esto significa ser capaz de seleccionar palabras rítmicas y contar el número de sílabas en un nombre. También involucra darse cuenta de cuántos sonidos se repiten (aliteración). Por ejemplo, “Susie saboreó seis sándwiches de salami”.

Después, la habilidad progresa de darse cuenta a hacerlo. Los niños identifican palabras que riman y separan palabras en sílabas o en sonidos sencillos escuchando en lugar de aplaudiendo.

“Cada vez que lee una canción infantil o una historia de rimas a su hija la está ayudando a desarrollar [conciencia fonológica]”.

La conciencia fonológica está compuesta de un grupo de habilidades. La más sofisticada es llamada conciencia fonémica. También es la última que se desarrolla. Esta habilidad permite que los niños identifiquen sonidos individuales (fonemas) en una palabra. Esto incluye la capacidad de separar una palabra en los sonidos que la integran y mezclar sonidos individuales para formar palabras. También involucra la capacidad de sumar, restar o de sustituir nuevos sonidos en palabras.

Publicidad

Termina publicidad

Amarantha Vázquez lunes, 20 de febrero de 2017
Taller


¡SÚPER TALLER!
Taller vivencial de arte en el aula (2017-2018)
Desarrollo Artístico y Creatividad Educación Inicial y Preescolar

Ciudad de México
4 de Marzo 2017
Desarrollo artístico y creatividad
Educación Inicial y Preescolar
Implicaciones didácticas del trabajo con la Nueva Propuesta Curricular 2016
Ciudad de México
http://www.congresosdeeducacionbasica.com/

Amarantha Vázquez viernes, 10 de febrero de 2017
facebook-domain-verification=aqwcdfa5po9iw5lw0r7q83he5kmkq6