María Montessori, método Montessori.


Es una técnica que nació en Italia, bajo autoría de María Montessori quién proponía una técnica flexible y no fija, creía en la innovación y experimentación basada en la observación del niño. 

Este método existe desde 1907, con la primera “casa de los niños” abierta en Roma. El trabajo de Montessori consistía en descubrir la vida y ayudar a alcanzar al menor su potencial como ser humano. Procurar desarrollar este potencial a través de los sentidos, en un ambiente preparado bajo la observación de un profesor especializado.

Según Maria Montessori, los más pequeños absorben como “esponjas” todas las informaciones que requieren y necesitan para su actuación en la vida diaria. El niño aprende a hablar, escribir y leer de la misma manera que lo hace al gatear, caminar, correr, etc.,es decir, de manera espontánea.

El trabajo con los niños consiste en desarrollar la autonomía en los menores, ya que éstos van adquiriendo más y mejores conceptos mientras “aprenden haciendo”.

En nuestra método Montessori se trabaja con grupos heterogéneos:

El Primer Nivel corresponde a los niños de 3 meses a 18 meses.

El Segundo Nivel corresponde a “casa de niños,” donde las edades fluctúan entre los 19 meses a 5 años.

Que participen juntos niños de diversas edades puede parecer raro a quienes no tengan pleno dominio del sistema, pero lo cierto es que todas las Escuelas Montessori del mundo tienen a los pequeños mezclados, ya que el método lo exige; de lo contrario no podría decirse que se trata de una escuela Montessori legítima.

Al respecto, su creadora decía que en esta forma el niño pequeño aprende del más grande y el más grande repasa las clases para su mejor preparación. Además el orden de sucesión en dificultad del material didáctico va aumentando y de ahí el niño va adquiriendo sus conocimientos conjuntamente con el ambiente preparado por las Educadoras de Párvulos en las salas de clases, así el niño tiene la oportunidad de aprender sin inhibiciones ni restricciones, pues el material está expuesto en las repisas para ser elegido libremente por ellos.

ÁREAS DE TRABAJO “MONTESSORI”

La labor con los niños se desarrolla en salas ambientadas divididas por áreas, que permiten llevar a cabo una mejor enseñanza para los menores.

1.- ÁREA DE VIDA PRÁCTICA

Desarrollar en el niño y niña la autonomía, concentración, coordinación y orden. Mediante un ambiente preparado, al igual que el amor al trabajo y cuidado de su higiene personal.

2.- ÁREA SENSORIAL.

Educar y refinar los sentidos para el desarrollo de la inteligencia a través de las actividades que tiendan a la discriminación sensorial y percepción del color, forma, textura, sonido y tamaño.

3.- ÁREA DE LENGUAJE

Preparar al niño y niña para la lectura y escritura, iniciar al niño y niña en la lecto-escritura y desarrollar la capacidad de expresión oral.

4.- ÁREA RELACIÓN LÓGICO MATEMÁTICAS

Proporcionar al niño y niña experiencias concretas de trabajo que le permitan el desarrollo del pensamiento lógico que lo lleve a la abstracción. Iniciar al niño y niña en el conteo y la numeración.

5.- ÁREA DE CIENCIAS

Desarrollar en el niño y niña el respeto y cuidado por la naturaleza y su medio ambiente a través de experiencias concretas, así como también ubicarlo en un tiempo y espacio determinado

 6.- ÁREA DEL ARTE

Diseñar y elaborar libremente acciones que tiendan a desarrollar la coordinación visomotríz y la capacidad de observación, imaginación y creatividad.

El método Montessori está basado en observaciones científicas relacionadas con la capacidad de los niños, para absorber conocimientos de su alrededor, así como el interés que éstos tengan por materiales que puedan manipular. Cada parte del equipo, cada ejercicio, cada parte del método desarrollado, fue basado en lo que ella observó, lo que niños hacían "naturalmente", por sí mismos, sin ayuda de los adultos.

Por lo tanto, el método de educación Montessori es mucho más que el uso de materiales especializados, es la capacidad del educador de amar y respetar al niño como persona y ser sensible a sus necesidades.

“A los niños se les enseña”… Esta verdad simple pero profunda inspiró a Montessori a buscar la reforma educativa (metodología, psicología, enseñanza, y entrenamiento del profesor) basando todo en su esmero por fomentar que “uno mismo es quien construye su aprendizaje”. El educador ejerce una figura de guía, que potencia o propone desafíos, cambios, novedades.

El ambiente Montessori no incita a la competencia entre compañeros, se respeta y valora el logro de cada alumno en su momento y ritmo oportuno. 

El silencio y la movilidad son elementos indispensables en esta metodología. Los niños pueden mover sus mesas, agruparlas o separarlas según la actividad, todo el mobiliario es adecuado al tamaño del niño, siendo las manos las mejores herramientas de exploración, descubrimiento y construcción de dichos aprendizajes.

El error, equivocación o falta, es considerado como parte del aprendizaje, por ello, no es castigado, resaltado o señalado, sino, es valorado e integrado como una etapa del proceso. Se suele estimular a que el niño haga siempre una autoevaluación.

 Los principios fundamentales de la Pedagogía Montessori están basados en: la autonomía, la independencia, la iniciativa, la capacidad de elegir, el desarrollo de la voluntad y la autodisciplina. Otros aspectos abordados en ésta metodología son: el orden, la concentración, el respeto por los otros y por él.

 


No hay comentarios.

facebook-domain-verification=aqwcdfa5po9iw5lw0r7q83he5kmkq6