NO HAY EXCUSAS. LECCIONES DE 20 ESCUELAS DE ESCASOS RECURSOS Y ALTO RENDIMIENTO.

“No hay excusas” (“No Excuses”) es un proyecto nacional organizada por The Heritage Foundation con el objeto de lograr que la opinión pública ejerza mayor presión para que las personas de escasos recursos reciban una mejor educación. El proyecto “No hay excusas” reúne a liberales, centristas y conservadores con un mismo objetivo: que los niños de cualquier raza, grupo étnico y nivel de recursos alcancen buenos resultados en los colegios. Quienes participamos en el proyecto “No hay excusas” podemos tener diferentes opiniones sobre el sistema de vales (“vouchers”), la función del Estado en la educación y otras cuestiones políticas. Pero estamos de acuerdo en un punto fundamental: no hay excusas para el fracaso académico de la mayoría de las escuelas públicas a las que van los niños en situación de pobreza. Todos los niños pueden aprender. Cientos de escuelas públicas, privadas y religiosas en las que se educa a niños de bajos recursos económicos pueden demostrarlo. Ayúdennos a destacar el éxito de estos establecimientos y únanse a nosotros para exigir que las escuelas marcadas por el fracaso sigan este ejemplo. No hay excusas.

DESCARGA AQUÍ



Publicidad

Termina publicidad

Comentarios

Blanca Diaz dijo…
México me das risa, te comparas con niños pobres de escuelas del primer mundo que para comenzar los llevan en transporte y les dan de comer, cuando en México muchos no asisten regularmente porque no tienen zapatos, comida y algunos hasta se desmayan de hambre, bueno, que ni siquiera nos dieron los libros de texto este año...
mayra Mansilla dijo…
Esta Bien ser positivo y querer lo mejor para las escuelas publicas, pero pienso que esos logros son de escuelas donde los niños si tienen una buena alimentación,pero no es el caso en las escuelas de mi pais, Guatemala, aqui los niños si bien les va solo toman cafe para el desayuno,y los padres ni se preocupan por la educación de sus hijos, si es bastante duro el reto,pero si se puede lograr,requiere de paciencia y amor a la profesión de ser docente;y que lleguen las ayudas internacionales que mandan para Guatemala porque lamentablemente hay mucha corrupción y esta si es una enfermedad que cuesta quitarse, pero no es imposible, pero confío que hay que hacer las cosas por amor y bien hechas porque los niños son el futuro.

Entradas populares