Asociación nacional de terapia de juego ANTEJ





Por: Maestra Jéssica Bonilla, correponsal.

La asociación nacional de terapia de juego ANTEJ, cuenta con amplio reconocimiento de acuerdo a su búsqueda por promover el conocimiento y la práctica del juego a través del entrenamiento, la atención y la investigación de calidad, favoreciendo la salud emocional, tanto de niños, adolescentes, adultos y familias enteras.

En esta ocasión, participamos en el congreso internacional en su 10° edición, realizado en la ciudad de Cholula puebla del 25 al 27 de mayo. Como también su misión lo describe, están comprometidos no solo con lo niños y adolescentes, si no también con los padres de familia y esta vez, se vio reflejada en la asistencia, ya que no solo conto con educadores de todos los niveles y asignaturas, también asistieron doctores, terapeutas, psicólogos, padres de familia y estudiantes de diversas áreas; la mayor parte de personas venían del centro y del norte del país, CDMX, Hidalgo, valle de Bravo, Sonora, Monterrey, sin embargo hubo participación desde casi todos los estados, incluyendo a personas que llegaron dese los países hermanos de Argentina, Chile y Costa Rica.

Aunque hubo actividades desde el día jueves 24, la mayoría de asistentes nos inscribimos el día 25 desde muy temprano; para las 9:00am la emoción de sus participantes y de sus ponentes, se vio reflejada en la interacción demostrada en el evento de apertura, dándonos la bienvenida el Doctor Sonrisas y con él, iniciaba esta gran ola de conocimientos.

En términos generales, el evento estuvo muy bien organizado, desde la vista que le proporcionaba lo tranquilo del lugar, hasta el servicio que ofrecían siempre las personas del hotel, pues en todo momento se ofreció servicio ilimitado de café, agua, galletas y fruta para las conferencias y talleres de los turnos de la mañana y tarde, y para la fiesta de bienvenida, dieron bebidas de todo tipo, frituras y antojitos mexicanos, y en la cuestión técnica, aunque hubo ciertos detallitos con la luz, sonido y ventilación en algunos salones, las personas del staff, se mantuvieron siempre al pendiente de los ponentes.

Debido a su extensa participación, casi todos los espacios del hotel, fueron ocupados por los talleres, sin embargo, algunos lugares eran muy cerrados, obscuros o pequeños, lo que le hacia un poco incomodo, además para que un taller logre su objetivo, la asistencia debería de ser como máximo de 25 a 30 participantes, y esto no fue posible, ya que los grupos excedían las 50 personas, por lo que en diversas ocasiones, se volvía mas una ponencia que un taller; aun así, de los espacios a los que pudimos asistir, el taller que se me hizo mas completo fue el del Doctor Sonrisas, con la risoterapia, el día 25 antes de la clausura, contó con cerca de 200 participantes y aun así, él hizo lo posible por conectarnos a todos y que viviéramos la experiencia lo más armonioso posible.

Al final de cuentas, el congreso en su décima edición, cumple con su objetivo, demostrarles a sus asistentes, que siempre existirán alternativas, estrategias novedosas y otras no tanto, pero de las cuales se encargan de recordarnos, para poder trabajar con niños y adolescentes con diversas problemáticas, como en el caso de  los educadores, que no siempre adquirimos las herramientas profesionales para trabajar estos detalles y necesitamos la orientación externa, al asistir a estos congresos, tenemos la oportunidad de abrir nuestros horizontes para detectar cosas que no siempre están a la vista y sobre todo con la herramienta esencial que es el juego. Otro de los puntos importantes para rescatar, es que al tener un grupo heterogéneo, siempre debemos rescatar las fortalezas y habilidades con las que cada niño cuenta, en especial cuando hay algún detalle, ya sea desde problemas de lenguaje, necesidades educativas especiales, violencia y abuso infantil, entre otros, por ello al trabajar con música, canto, dibujo, pintura, el alumno puede tener una alternativa de expresar lo que le está pasando, además nosotros al estar a cargo de ese grupo, tenemos la función de no solo ser guías, si no de poder entender y apoyar si es necesario las situaciones que están fuera de nuestras manos y que muchas veces ocurren en el hogar.

Si en todos los casos hubiera más de un apersona que se preocupara, atendiera y apoyara a los chicos y chicas con problemas, muchos de los homicidios y suicidios que permean en nuestra actualidad, podrían evitarse, ya no es un tema que debe seguir como tabú, es una realidad que avergüenza como sociedad pero que también calla por las causas de la misma, los niños y adolescentes por lo regular callan pensando que tienen la culpa y eso es aun mas doloroso para ellos, por lo tanto, es nuestra función tener la expresión corporal correcta para brindar confianza, el lenguaje necesario para conectarse con nuestros alumnos, la sensibilidad para escuchar lo que no se puede hablar, la paciencia para trabajar con diversos casos, el tiempo que necesiten para logar cambios y dar el todo para brindar un espacio de confianza en el que puedan expresarse con todo lo bueno y lo malo que les pase fuera y dentro de el aula. Es necesario que los adultos sigamos aprendiendo a relacionarse con los niños, y congresos como este te brinda una oportunidad apara que logres la experiencia al regresar al aula.

ANEXOS























0

Revista Educación Preescolar