10 Actividades para Niños con Síndrome de Down


A continuación, presentamos actividades para niños con Síndrome de Down que pueden ayudarte a mejorar las habilidades de estos chicos.

¿Tienes algún alumno o hijo con Síndrome de Down y quieres desarrollar sus competencias? Existen muchos ejercicios de los que pueden beneficiarse que le ayudarán a desarrollar habilidades necesarias para su día a día.
No sólo es recomendable que realicen actividades de aquellas habilidades que tienen totalmente adquiridas, sino también de otras en las que presenten problemas con el fin de mejorarlas para llegar a alcanzar su potencial individual.

Actividades para mejorar la atención

Tener una buena atención es indispensable para llegar en un futuro a tener una completa autonomía y poder realizar las actividades que se quieran sin ayuda de otra persona. Esto puede ser algo muy importante para cualquier persona, pero es determinante para aquellas que tienen alguna discapacidad.
A continuación, os presentamos dos ejercicios que pueden ayudarte a fomentar la atención en niños con Síndrome de Down:

1. Cuéntame un cuento

Procedimiento: Una de las actividades que puedes realizar si quieres mejorar la atención de los niños es contarles un cuento y a continuación hacerles preguntas sobre sus protagonistas y lo que ha ocurrido.
Para ello, tienes que elegir un cuento que les guste y les cree curiosidad. Normalmente, las fábulas suelen ser más divertidas y pueden además, aprender de sus moralejas.
Una vez que el profesor ha terminado de contar el cuento o la fábula. Tiene que hacer preguntas a los niños para corroborar que se han enterado y que han comprendido la historia. Por ello, preguntas tales como: ¿Quién es el protagonista?, ¿Cómo se llama?, ¿Qué le ha ocurrido? nos ayudarán a saber el grado de comprensión.
Material: Cuentos y fábulas. Aquí puedes encontrar más de 20 fábulas cortas para niños.
Consejos: El profesor mientras está contando el cuento tiene que asumir los roles de los personajes e ir cambiando la voz, con el fin de hacer más entretenida la actividad y despertar la curiosidad en los niños. Dependiendo del nivel académico y de comprensión que tengan los niños, se irán además intercalando preguntas relevantes.

2. ¡Somos músicos!

Procedimiento: La música puede ayudar a los niños con Síndrome de Down a desarrollar y mejorar su atención. Una de las formas más divertidas de trabajarla es escuchando canciones. Los niños mientras la escuchan tienen que hacer diferentes ejercicios, como por ejemplo: dar palmas siguiendo el ritmo, dar saltos, mover las manos hacia arriba etc.
Lo ideal es poner diferentes estilos de música donde los ritmos sean diferentes para irlos intercalando. Este tipo de ejercicio también se puede realizar con instrumentos de percusión como el triángulo o el tambor. La idea sería la misma, que al ritmo de la música los toquen.
La distribución que yo siempre he utilizado para realizar esta actividad, es que los niños se coloquen en círculo, ya que así podrán moverse y seguir el ritmo de la música más cómodamente. Si alguno de ellos falla, quedará eliminado y ayudará a sus compañeros a realizar la actividad.
Material: Instrumentos musicales, en el caso de que se prefiera realizar la actividad de este modo.
Consejos: Para que la actividad sea más dinámica, es aconsejable que se intercalen los diferentes tipos de canciones comenzando por las que presentan un ritmo lento y terminando con aquellas que son más movidas. De esta forma, se irá aumentando el nivel de dificultad.

Actividades para mejorar la psicomotricidad fina y gruesa

Los niños con Síndrome de Down necesitan realizar actividades de psicomotricidad fina y gruesa para fortalecer los músculos de los dedos y de las manos y así poder realizar todo tipo de movimientos con éstas para aumentar su autonomía. A continuación os presentamos varios ejercicios que podéis utilizar:

3. ¿Cuál es su forma?

Procedimiento: esta actividad suele ser muy sencilla y ayuda a que los niños cojan los materiales adecuadamente y tengan que hacer fuerza con éste, justo lo que estamos buscando. Con un punzón, tienen que puntear el contorno de diferentes fichas de dibujos que previamente hemos preparado, da igual el tipo de dibujos que sean. Yo normalmente utilizo los típicos que vienen en los cuadernillos de colorear.
La idea es que tengan que seguir la línea del contorno del dibujo sin salirse y puntearlo según les vayas diciendo (dejando más distancia o menos entre punto y punto). Una vez que todos han punteado el contorno, tienen que decirnos qué forma tienen los objetos que aparecen o incluso si son animales o personas que ropa llevan puesta.
Materiales: Para realizar esta actividad, será necesario utilizar punzones, corcho y los dibujos que tienen que puntear.
Distribución: Es recomendable que para tener la clase controlada en esta actividad, coloques a los niños en una mesa grande de forma que puedas ir supervisando sus movimientos.
Consejos: Si es la primera vez que cogen un punzón, tendremos que explicarles cómo debe de cogerse y utilizarse con el fin de que no se hagan daño con la punta. Por otro lado, también tendremos que mostrárselo ya que en la mayoría de ocasiones explicarle el funcionamiento no es suficiente.
Al principio de la actividad, van a correr muchísimo punteando sin tener un orden de trabajo, por lo que es indispensable que le mostremos que tienen que ir poco a poco y comenzar por alguna parte del dibujo.

4. Cortamos filas para hacer bolitas

Procedimiento: Otra de las actividades que podemos realizar para mejorar la psicomotricidad de nuestros alumnos es cortar papeles de periódico de forma horizontal siguiendo unas líneas que previamente hemos pintando en ellos.
Esto les permitirá aprender cómo se cogen las tijeras y para qué se utilizan. Además, también podrán seguir las líneas que previamente les hemos marcado con un rotulador mejorando su atención y la coordinación.
Una vez que han recortado todos los papeles de periódico, tienen que ir tira por tira haciendo bolas de diferente tamaño. Esto les permitirá incorporar nuevos movimientos a sus dedos y muñecas así como desarrollar su motricidad fina correctamente.
Posteriormente, estas bolitas de papel se pueden utilizar para decorar dibujos y así realizar otra actividad para trabajar la psicomotricidad fina.
Materiales: papel de periódico, tijeras, rotulador y pegamento.
Consejos: Al igual que en el manejo del punzón, tenemos que explicarles la correcta utilización de las tijeras para que no se hagan daño. La buena distribución del espacio nos permitirá controlar los movimientos en todo momento.

5. ¿Cuántos objetos hay en la bolsa?

Procedimiento: Se dividirán a los niños en varios grupos. A continuación, se le repartirán bolsas con objetos de diferentes tamaños que tienen que ir sacando y colocando en una mesa mientras los van contando.
El grupo que termine antes de contar y sacar los objetos será el ganador, por lo que sus miembros podrán elegir uno de esos juguetes u objetos para jugar con él en el recreo.
Materiales: Los materiales necesarios para esta actividad pueden ser objetos de clase o juguetes. Lo importante es que sean de diferentes tamaños con el fin de trabajar la motricidad.
Consejos: Para vigilar el tiempo y que exista igualdad de condiciones, el profesorado deberá de acompañar esta actividad con canciones. Por otro lado, también sería recomendable que divida a los niños en grupos mixtos y con diferentes niveles cognitivos para que puedan ayudarse los unos a los otros durante la actividad.

6. Pasa la pelota por el aro

Procedimiento: Otra de las actividades que suelo realizar para trabajar la psicomotricidad gruesa es la de “pasa la pelota por el aro”. Los niños se tienen que colocar en dos filas y uno a uno tienen que ir cogiendo una de las pelotas que a priori se han colocado en la pared e ir encestándolas por su correspondiente aro (las pelotas van a tener el mismo color que el aro por el que hay que pasarlas).
De esta forma, también estamos trabajando de forma transversal los colores y la actividad se hace más divertida.
Materiales: aros y pelotas de diferente tamaño y color.
Consejos: El profesor tiene que ir cambiando de sitio las pelotas y los aros, asegurándose de que la posición que puedan tener no de pistas sobre qué pelota es la pareja de cada aro. Lo único a través de lo que se puede saber es por su color.

Actividades para reforzar el lenguaje

El lenguaje es una habilidad importante que tienen que desarrollar adecuadamente las personas con Síndrome de Down si quieren llegar a desarrollar su autonomía adecuadamente. Por ello, realizar actividades que impliquen la utilización del lenguaje es indispensable. A continuación, os mostramos dos actividades:

7. ¡Somos actores!

Procedimiento: Para trabajar el lenguaje, una de las actividades que se pueden realizar son pequeños teatros en los que cada alumno tenga un papel y digan pequeñas frases. Estas pequeñas historias tienen que ser de la vida diaria, para que les resulte más fácil de interpretar.
Algunos ejemplos pueden ser: Una pequeña charla con su amiga sobre su novio, la ropa que han comprado etc. Lo recomendable es que realicen esta actividad por parejas, ya que les cuesta menos hacerlo de esta forma. Sin embargo, si tus alumnos son capaces de hacer intervenciones en grupos también lo puedes hacer así.
Materiales: Para realizar esta actividad no van a ser necesarios materiales, tan solo el guión de la interpretación de cada niño.
Consejos: El profesor tiene que estar atento y resolver las dudas que vayan surgiendo. Al principio, puede que no sean capaces de respetar el orden de turno y que incluso pisen la intervención del compañero, ya que en algunas ocasiones pueden llegar a ser muy impulsivos. Por ello, con esta actividad serán capaces de aprender a comunicarse adecuadamente.

8. ¿Qué hicimos ayer?

Procedimiento: Otras de las actividades que suelo utilizar cuando quiero trabajar el área del lenguaje es la que vamos a explicar a continuación. Desde mi punto de vista, es una actividad que les suele gustar mucho y que además fomenta el compañerismo dentro de clase.
Los alumnos uno por uno, tienen que contar lo que hicieron después del colegio en el día anterior de forma detallada. De esta forma, tienen que pensar en lo que tienen que contar y estructurarlo de forma ordenada.
Material: Para realizar esta actividad no será necesario ningún material.
Consejos: El profesor tiene que escuchar de forma detenida lo que cuentan sus alumnos por si en algún momento, éstos no saben cómo continuar o como expresar alguna actividad.
En ocasiones, es recomendable que se den unas sencillas pautas de cómo se debe de contar a los compañeros las actividades que realizaron en el día anterior. Esto les permitirá tener una idea sobre cómo deben de hacerlo.

Actividades para desarrollar la autonomía

Para desarrollar la autonomía de las personas con Síndrome de Down podemos realizar diferentes juegos con los que pueden practicar entre ellos, la moneda. Por otro lado, también sería conveniente que les diéramos la oportunidad de ser responsables de algunas actividades que realizamos habitualmente tanto en casa como en la escuela.
A continuación os mostramos algunas actividades que pueden ayudarles a desarrollar su autonomía:

9. Vamos al mercado

Procedimiento: En el aula podemos simular muchas situaciones cotidianas que permitirán al niño mejorar su autonomía y saber cómo actuar en cada momento. Uno de los ejercicios que podemos realizar con este fin es simular que van a comprar comida al mercado.
Para ello, tenemos que dividir a los niños por parejas donde uno de ellos hará de vendedor y el otro de comprador. A continuación, tienen que actuar basándose en lo que ellos harían desde que entran por la puerta del supermercado o de la tienda hasta que van a comprar.
De esta forma, podemos ver exactamente como lo harían y cómo se dirigirían al vendedor y viceversa.
Materiales: Para realizar esta actividad será necesario algunos juguetes, éstos van a ser lo que verdaderamente nuestros alumnos van a comprar. En el caso de que simulemos la compra en una frutería, sería recomendable que los juguetes fueran frutas.
Consejos: El profesor deberá de mediar en todo momento la actividad, ya que al principio se dirigirán al frutero de cualquier forma y no respetarán las pautas de comunicación de forma real.
Por ello, previamente se le tendrán que explicar cómo deben de comunicarse de forma educada así como las posibles frases que tienen que decir en cada momento. Por ejemplo: al llegar a un sitio se dice buenos días, si quieres comprar algo antes tienes que preguntar ¿podría ponerme un kilo de plátanos? Etc.

10. ¿Cuánto vale?

El manejo del euro también es algo muy importante para desarrollar la autonomía de las personas con Síndrome de Down por ello, también tenemos que realizar ejercicios de este tipo.
Procedimiento: Una buena forma de que aprendan el uso de las monedas y billetes de euro, es presentarles problemas reales de la vida cotidiana cuanto más diario sean más fácil será para ellos interiorizar el manejo. Un claro ejemplo podría ser escribir en la pizarra un problema matemático como el siguiente:
Luisa quiere comprar un pantalón y una camisa. El pantalón cuesta 10 euros y la camisa 6. Si tiene 20 euros, ¿Puede comprárselos?, ¿Cuánto le sobra?, ¿Cuánto cuestan las dos cosas en total?.
Para que les sea más fácil realizar esta actividad, se les facilitará dinero con aspecto real en forma de billetes y monedas. Esto les suele ser muy útil ya que les cuesta imaginarse el valor de las monedas.
Materiales: monedas y billetes de euro que simulen al real, papel, lápiz y goma de borrar.
Consejos: Para poder realizar este ejercicio, tienen que tener unas nociones básicas del valor que tiene cada moneda. Por ello, puedes ir intercalando este ejercicio con explicaciones fáciles y breves comenzando por las monedas de menor valor hasta terminar por las que tienen más al igual que con los billetes.
Una vez que les has explicado los valores, puedes ayudar a que integren ese nuevo conocimiento realizando problemas como éstos y adaptando sus cantidades.
Y tú, ¿Qué otras actividades conoces para niños con Síndrome de Down?
0

Revista Educación Preescolar