7 consejos para ayudar a tu hijo si tiene Altas Capacidades:

  1. Observa y busca la voz de un experto. La importancia de entender y comprender su cerebro te hará cambiar tu perspectiva, empatizar con él y canalizar todo su potencial. Ciertas señales como estas pueden hacer saltar tus alarmas:
  • Son bebes precoces que tempranamente logran la mayor parte de los hitos madurativos (la marcha, el habla, entre otros).
  • Son observadores, curiosos, reflexivos y creativos.
  • Tienen una memoria descomunal, tanto a corto como a largo plazo, recordando cada mínimo detalle.
  • Les engancha los juegos cognitivos como los puzles, rompecabezas, ajedrez…
  • Suelen ser autodidactas. Aprenden a leer y escribir muy temprano. También llama la atención el vocabulario rico, variado y culto para su edad.
  • Muestran sentido de independencia, son perfeccionistas, muy sensibles y autocríticos, por lo que suele resultar difícil su educación bajo patrones autoritarios.
  1. Establece un patrón educativo democrático. Es necesario para el crecimiento personal vivir con normas y límites, pero éstas deben ser siempre flexibles, razonando el porqué de ellas y negociando su establecimiento.
  2. Descubre sus intereses y bríndale la oportunidad de aprender y conocer ese mundo que le apasiona por mucho que te suene extravagante. Las ciudades están llenas de actividades culturales, las bibliotecas rebosan de libros, internet está repleto de videos…
  3. Busca actividades estimulantes para él en donde podrá encontrar otros niños con sus mismas inquietudes. Por ejemplo, club de matemáticas, de ajedrez, de robótica…¡Hay infinidad de actividades donde elegir!
  4. Enseña a tu hijo a valorar el esfuerzo por encima de la capacidad. Reta a tu pequeño a desafíos intelectuales, a prepararle ante el fracaso y hacerle comprender que la dedicación y la perseverancia son los que marca la diferencia.
  5. Encuentra el equilibrio corazón-mente. Háblale de su mundo interior: las emociones, los sentimientos…buscando su propio autoconocimiento y aceptación. En muchas ocasiones se sienten incomprendidos y pueden desembocar en cuadros depresivos o baja autoestima.
  6. Y recuerda que sigue siendo una persona en plena formación, y no “un adulto pequeño”. Elimina etiquetas, respeta su proceso madurativo, establece un contacto estrecho con la escuela y disfruta con él de su paso por la vida.
0

Revista Educación Preescolar