Sugerencias para la planificación y el desarrollo del trabajo docente

 

Para que comience a conocer a los alumnos con quienes trabajará durante el ciclo escolar, es muy importante que lleve a cabo actividades para explorar qué saben y pueden hacer, identificar en qué se requiere avanzar y los aspectos en los que se requiere trabajo sistemático. El diagnóstico inicial permite saber qué manifiesta cada niño en relación con los Aprendizajes esperados, sus características y rasgos personales, condiciones de salud física y algunos aspectos de su ambiente familiar (formas de trato, con quién(es) se relacionan y la dinámica en casa; sus gustos o preferencias, temores, entre otras cosas).

Se ha destacado a lo largo de este documento la importancia del desarrollo  de  la  expresión  oral  y  el  desarrollo  socioemocional  en  los  niños  para acceder  al  aprendizaje,  por  ello  el  diagnóstico  inicial  se  centrará  en  explorar  las  manifestaciones  de  los  niños  en  los  Aprendizajes  esperados  de  este 
campo y área. Para hacerlo, es necesario organizar actividades o situaciones didácticas  con  la  intención  de  observar  cómo  se  desempeñan  y  cómo  participan los niños y registrar rasgos que los caracterizan. Otra actividad importante en este momento del ciclo es entrevistar a los padres de familia acerca de aspectos relevantes de la evolución de los niños y sus condiciones de salud (en lo general y datos importantes específicos, por ejemplo, si tienen alergias).

Con la información que se obtenga mediante las actividades descritas, se inicia la integración del expediente de cada alumno, instrumento en el cual se  documentarán los procesos (avances, dificultades) en los aprendizajes de los campos de formación académica y las áreas de desarrollo personal y social.

El diagnóstico inicial y los Aprendizajes esperados de los campos de formación  académica  y  áreas  de  desarrollo  son  los  referentes  para  organizar  el trabajo escolar del inicio del ciclo y establecer acuerdos con los demás docentes y con el personal directivo en relación con el mejoramiento de las condiciones de  la  escuela  que  influyen  en  el  aprendizaje  de  los  niños  y  para  fortalecer  la colaboración de las familias en la educación de sus hijos.

Al iniciar el trabajo con los Aprendizajes esperados de todos los campos de  formación  y  áreas  de  desarrollo,  comenzará  el  proceso  de  valoración  de  lo que saben y pueden hacer los niños, ya que la información que vaya obteniendo será  fundamental  para  planear  su  trabajo  docente  a  lo  largo  del  ciclo  escolar, 
conducir el proceso de aprendizaje de sus alumnos y proponer situaciones que de  manera  permanente  favorezcan  que  los  niños  aprendan  más  de  lo  que  ya 
saben y dominan. Será también información de inicio que le permitirá responder  qué hacía y qué sabía al inicio del ciclo escolar, así como qué hace y qué sabe
al  final  del  ciclo  en  relación  con  los  Aprendizajes  esperados  planteados  en  los campos y áreas del programa de educación preescolar.
La planificación durante el ciclo escolar

Las primeras dos o tres semanas de trabajo se dedican principalmente a la integración del grupo, a familiarizarse con las personas, los espacios y los materiales; a actividades de diagnóstico y a iniciar el establecimiento de un buen ambiente en el aula.

La información del diagnóstico inicial es la base para elaborar el primer plan de trabajo con los Aprendizajes esperados, con el que se emprende el proceso de
planificación. Una vez desarrolladas las situaciones didácticas previstas, valore los avances de los niños en relación con los Aprendizajes esperados que se propuso
favorecer en ese lapso. Estos resultados serán ahora la base para definir los aprendizajes en los cuales se centrará el trabajo docente para el siguiente periodo.

Considere hacer la planeación para un periodo de una o dos semanas, teniendo  en  cuenta  que  al  cabo  de  uno  o  dos  meses  se  debe  trabajar  —siempre en función de las características de los alumnos— con aprendizajes de todos los campos y áreas, en función de lo cual se organizan las situaciones didácticas  y  se  establece  el  orden  en  que  se  desarrollarán.  Este  plazo  también  es prudente para valorar los avances de los alumnos y registrarlo en sus Reportes de evaluación.

La  valoración  de  los  avances  de  los  alumnos  se  hará  conforme  a  lo  establecido  para  registrar  en  el  reporte  de  evaluación.  Sin  embargo,  se  propone hacer  este corte para valorar y mejorar el tipo de oportunidades que se ofrecen a los niños para garantizar su avance y logro de los Aprendizajes esperados.

A continuación encontrará algunas sugerencias para continuar este proceso.

• aprendizajes esperados;
• actividades que constituyen la situación didáctica;
• tiempo previsto para su desarrollo;
• recursos
Publicar un comentario

Entradas populares