Cuaderno de experimentos secundaria

Descarga el archivo dando clic en la portada


E l estudio de conceptos científicos ha sido considerado tradicionalmente como muy difícil e irrelevante. Esta concepción errónea no justifica que los estudiantes de los niveles medio y medio superior no hagan un esfuerzo por aprenderlos. Se hace necesario mostrar a la sociedad, empezando por los niños y los jóvenes, la importancia que ha tenido para el avance de la civilización, el conocimiento de las leyes y principios que rigen a la naturaleza, los cuales se aprenden en cursos de materias científicas como física, química y biología. La adquisición de este conocimiento científico ha permitido que los humanos podamos modificar, y en algunos casos controlar, fenómenos naturales que afectan nuestra vida. Por otro lado, este conocimiento ha promovido que se “inventen” y fabriquen nuevos materiales, que además de mejorar la calidad de vida del hombre, le han añadido confort y bienestar. Los niños y adolescentes se enfrentan al aprendizaje de sus primeras materias científicas desde una perspectiva teórica y abstracta, que para su edad es difícil de comprender, y en consecuencia de aprender. Este cuaderno de experimentos intenta acercar a los estudiantes al acervo científico desde una perspectiva experimental, utilizando, en lo posible, materiales de uso cotidiano y fácil adquisición, para mostrar principios básicos de la ciencia. Algunos de los experimentos podrán parecer sencillos, o bien, que las técnicas han sido publicadas con anterioridad. Estas semejanzas no son de extrañar puesto que los fenómenos y procesos científicos que se trata de explicar son los mismos. En este cuaderno las explicaciones, comentarios y preguntas introducen conceptos científicos fundamentales. Nuestra intención es “sembrar” en la mente de los alumnos algunos conceptos de tipo abstracto a través de manifestaciones y materiales concretos, y si bien el cuaderno se dirige a los estudiantes de nivel medio, los experimentos propuestos también pueden ser realizados por niños de primaria o jóvenes de preparatoria. Las preguntas incluidas como “Observaciones y comentarios”, pueden ser contestadas por cada alumno o, mejor aún, discutidas en grupos pequeños de estudiantes, con la participación o asesoría del profesor si se considera necesario. Asimismo, se proponen actividades adicionales que el alumno puede realizar, incluso en su casa.

Publicidad


0