viernes, 25 de abril de 2014

“EL MARTIR DEL DESIERTO”


Maestro... ¿Dónde, dónde está el monumento que el pueblo y el gobierno en tu honor han levantado?... ¿Dónde... dónde está el monumento?.


Si fueras coronel y trajeras tu fusil colgado al hombro, te pondrían cien medallas por cada ser humano asesinado... Serías un héroe nacional. Harían tu efigie en mármol, bronce u oro y un escrito que a la letra así dijera: “Salve... Oh mártir, que cubriste con decoro las armas nacionales en todas las trincheras”...

Pondrían tu nombre a calles y parques y jardines, y con toques de trompetas y clarines, harían que fuera el pueblo tu féretro a besar... Y en vez de cirios... Estarían cuatro cadetes del heroico Colegio Militar.

Es risible, maestro, pero es la realidad... Tú, que luchas a diario por los campos, por las sierras, por la veredas y hoyancos, donde fuiste regando con tu sangre los caminos... Donde con paciencia hiciste gente, a tantos campesinos, enseñándoles que entre el lápiz y el abismo, hay una gran distancia, y esa distancia se llama... analfabetismo.

Con tu sudor se construyeron las aulas de tu escuela, con tu sabiduría hiciste de cada niño... ¡un pájaro que vuela!... Con tus sonrisas formaste un jardín lleno de rosas y con tus cantos nacieron, sin querer las mariposas...

Maestro... Tú que libras a diario, batalla tras batalla, sin ruidos de fusiles, sin fuego de metralla... tienes que esperar medio siglo a que pongan en tu escuálida mano, la famosa medalla Altamirano.

Una sola... Maestro, una sola... No mereces más; pues tu espada es de grafito, de gis y de pizarra... Es papel que no chorrea sangre... Es arcilla que no hiere, es arcilla que no mata, es escoria que no sirve en los campos de batalla, es ceniza que se esparce, es ceniza que no marca huellas... Es río que perdió para siempre su cauce.

Tus esfuerzos no sirven, maestro... tus desvelos a nadie le importan, a nadie le interesan... Porque el honor y la gloria solo se ganan en combate... Y tú, no te ensañas con los niños que salen a tu encuentro, no te ríes a carcajadas del dolor que llevan dentro y nunca la espalda les das si te piden, Maestro... tu consejo.

Jamás dañas, jamás hieres, jamás matas... Tu labor no es destruir vidas. Tu misión es hacer hombres que sepan construir sus propias vidas. Cambiar al mundo te pusiste como meta, sin importarte caer en las garras del desprecio de las gentes que solo ven en ti... un mendigo que se arrastra como una marioneta en el trapecio.

Cambiaste estrellas y barras por espinas, dejaste casa, padres, hermanos... por una sola dicha: Hacer del niño un pavorreal de mil colores. Cambiaste lujos, alfombras y cortinas... Por una choza humilde de cartones... Dejaste mesas con platillos y manteles, para irte a pasar hambres con las gentes que sueñan con castillos y oropeles.

¿Y ese sacrificio... en cuenta quién lo toma?... Te humillan cuando pides aumento de salario, se mofan cuando exiges respeto a tus derechos, se burlan y se ríen, te miran con desprecio... Y en cambio, sí... te exigen que cumplas el programa, que rindas pleitesía a aquél que te difama... que aplaudas sus conquistas, sus logros y su fama... que no hables mal de nadie, porque eso... es ser antirrevolucionario.

Si dices la verdad... Cometes sacrilegio. Si exiges lo que es tuyo... Eres un necio. Si expresas lo que sientes... no sirves a la causa. Si tomas la bandera defendiendo al campesino... A la cárcel irás muriendo a pausas... y no habrá organismos ni padrinos que tomen por su cuenta tu defensa.

En cambio... Si ven brillar el sol entre tus manos... Serás el amigo, el compadre del alma... y tendrán la desvergüenza, de tratarte en las calles como hermano.

¡Qué triste Maestro.. qué triste!... Se consume tu cuerpo y te resistes a morir en un lecho cuajado de delicias. Cambias todo por un solo puñado de sonrisas, que vengan a apagar tu dolor si estás enfermo y llevarte grabadas sus caritas... en tu viaje hacia el eterno.

¡Con eso te conformas!... ¡Con eso te consuelas!... y no quieres minutos de silencio, ni zarzuelas de espadas, fusiles o metrallas.... te humillan los honores con todo y sus medallas. Te ofenden las limosnas que te ofrecen como aumentos... Degradan tu sapiencia las miles de reformas... poniendo en duda, Maestro... Tu gran conocimiento.

¡Y tú!... sigues con tu pecho erguido... sin darte cuenta que eres hombre, en una sociedad perdida... Tu barca en vez de ser una reina de los mares... Es canoa de ingratitudes y pesares... Y el campo en que laboras... ¡Un desierto! Donde anidan serpientes ponzoñosas que se arrastran con cautela tenebrosas, esperando que caigas en sus fauces... Y por todas esas cosas... Maestro... ¿Dónde... Dónde está el monumento?.



PROF. LEOBARDO RICARDO PRUDENCIO.
Primer profesor bilingüe de la Comunidad Indígena de Zacualpan, Estado de Colima.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

nos posible que no exista un sólo comentario en esta belleza de escrito, me enorgullece ser la primera, mi total admiración para el autor, soy educadora, trabajo en la sierra,y por ningun motivo espero un momunento, sé que esta idea la compartimos muchos, lo único que esperamos es que con el paso de los años las generaciones a las que tuvimos la fortuna de formar, nos recuerden con cariño.

De nuevo mi admiración para el maestro Leobardo, es un placer que aun existan maestros poetas.
Y porfavor, continue escribiendo

Anónimo dijo...

nos posible que no exista un sólo comentario en esta belleza de escrito, me enorgullece ser la primera, mi total admiración para el autor, soy educadora, trabajo en la sierra,y por ningun motivo espero un momunento, sé que esta idea la compartimos muchos, lo único que esperamos es que con el paso de los años las generaciones a las que tuvimos la fortuna de formar, nos recuerden con cariño.

De nuevo mi admiración para el maestro Leobardo, es un placer que aun existan maestros poetas.
Y porfavor, continue escribiendo

xitlali dijo...

Hala, sabes me he llevado una agradable sorpresa al abrir la pagina y leer “el mártir del desierto” y sabes porque, por el autor de tan magnífica obra es mi padre, gracias por publicarlo y hacerlo del dominio general.
Xitlali Ricardo

Anónimo dijo...

muy buen poema
XD
Byeeee

Anónimo dijo...

muy buen poema
XD
Byeeee

jazheel dijo...

hola buenas tardes, este comentario es para xitlali, me gustaria que seas tan amable de decirme cual es tu correo, lo que sucede es que voy a analizar el poema que ha escrito tu padre, pero necesito algunos datos de él.
soy estudiante de ciencias de la comunicación de la universidad del mar.
mi correo es jazheel_15@hotmail.com
gracias por la información.

Zabioloco dijo...

Hoy en consulta,conocí a un profesor
Me dijo una pequeña frase del poema y quise leerlo....

Héctor Chávez dijo...

Estoy realmente emocionado con el texto lo leo y lo releo, lo conocí a través de una estudiante de la escuela en la que laboro que participo en una eliminatoria interna para seleccionar un representante para el estatal soy del estado de Chihuahua, Cd. Juárez específicamente

Anónimo dijo...

Realmente maravilloso!!! sin palabras... si la gente lo leyese y recapacitase quizás se dieran cuenta de lo IMPORTANTE Y MARAVILLOSA que es nuestra labor como maestros. Yo como maestra te agradezco tus palabras.

9candytati9 dijo...

Muy hermoso poema, gracias por compartirlo

Anónimo dijo...

Hermoso poema, gracias al autor por escribirlo y compartir. Un verdadero maestro no busca obtener monumento alguno, sino mas bien el contribuir de manera positiva en la vida de sus alumnos, todos y cada uno.

Irene Torres dijo...

Lo más importante para mi es hacer mi labor con todo cariño, y efectivamente no me importan los reconocimientos y si llegan es adicional, pero es triste ver que si hay muchas serpientes arrastradas que les alegra ver que te arrastres como ellas en el lodo, pero lo importante es saber mantenernos siempre en pie, siendo original y leal a una labor que por libertad elegí. Con todo cariño para los maestros de verdad.