Textos - Manuel

Manuel

Manuel, de ocho años, había dibujado desde que tenía uso de razón. Él podía capturar sobre papel cualquier objeto o escena que veía de una manera que sorprendía a la mayoría de los adultos que veían su trabajo. Él se emocionaba mientras la señorita Villapando, la maestra de arte, demostraba lo que ella llamaba “perspectiva a dos puntos”. La maestra dibujó una línea horizontal sobre la pizarra y le pidió a la clase que hiciera lo mismo en sus cuadernos de dibujo. Luego, marcó dos puntos con la tiza a la izquierda y derecha de la misma línea. Les explicó que esta línea representaba el horizonte de la tierra. Después dibujó una línea vertical en medio del horizonte dividiéndolo en dos partes, prosiguió dibujando cuatro líneas diagonales que conectaban la línea vertical con la horizontal en los puntos que había marcado con la tiza. Les mostró cómo este dibujo representaba la perspectiva a dos puntos y daba la ilusión de un edificio visto desde una de sus esquinas, permitiendo ver dos de sus fachadas. Mientras daba su demostración les pidió a los alumnos que copiaran lo que ella había dibujado en la pizarra. Manuel había estado dibujando en perspectiva a dos puntos por años, sólo que él no sabía cómo llamarle, ni por qué funcionaba. Ahora que lo entendía mejor, comenzó a explorar cómo se podía aplicar a diferentes tamaños y formas. Experimentó con formas abstractas y figuras geométricas. Dibujó objetos sobre el horizonte, tanto arriba como debajo del mismo. Su plana estaba repleta de diseños hechos con esta técnica, lo cual era emocionante para Manuel. Mas la señorita Villapando notó con exasperación, al darle un vistazo a la clase, que Manuel, una vez más, no seguía sus indicaciones. Él era su estudiante problemático, siempre se adelantaba sin que ella le diera permiso.

En Tood, S. y Young, J., “La mayordomía: como desarrollar al máximo los talentos de los sobredotados”, en Ideacción. La revista en español sobre superdotación,

núm. 7, abril, España, 1996, pp. 7-8.
0